Los precios de los principales cereales en los mercados mayoristas españoles han tenido un repentino cambio de tendencia provocando una subida de todas las cotizaciones, durante la semana 38 (16-22 septiembre), salvo en el maíz, que fue la única variedad que no se ha revalorizado ligeramente respecto a los siete días precedentes.

Según los datos difundidos este lunes 23 por la Asociación de Comercio de Cereales y Oleaginosas de España (Accoe), el trigo blando cotizó de media a 187,06 euros/tonelada, un +0,52 % semanal; la cebada sube un +0,3 % (175,91 €/tn) y el trigo duro, un +3,24 % (222,83 euros/tonelada), unas subidas que contrastan con la bajada de la semana pasada.

La cebada de malta se mantuvo estable, en los 185,40 euros/toneladas, mientras que es el maíz el único que registró un descenso semanal (-0,48 %) a un precio medio de 178,17 euros/tn.

Desde que comenzó 2019, la tonelada de cebada ha recortado su precio mayorista un -8,26%, la del trigo blando un -7,41 % y la del maíz un -1,96 %; por contra, la subida acumulada del trigo duro se ha situado en el +8,96 %.

En el segmento de proteínas y subproductos, la variación acumulada desde enero de 2019 es de -3,33 % para el precio mayorista de la soja (inició el año a 330 €/t); de -14,96 % para el de colza (254 €/t en enero) y de 0 % para el de pulpa (212 €/t).

La cotización de la cascarilla es ahora un 20 % más barata que al inicio del año, cuando se situaba en los 195 €/t mientras que el precio medio de la pipa de girasol se mantiene en el mismo nivel que a primeros de 2019 (345 €/t).

Respecto al girasol, donde no se está dando ese repentino cambio de tendencia y mantienen sus bajs precios, cabe recordar que la Asociación Agraria de Jóvenes Agricultores (Asaja) de Castilla-La Mancha ha destacado esta semana que es esencial crear una Interprofesional del sector de las oleaginosas y proteaginosas que evite el grave riesgo de desaparición del aceite de girasol en España donde en la actualidad la producción no alcanza ni la mitad del consumo.