Las estadísticas lo recuerdan cada año, las organizaciones reclaman medidas y las campañas de prevención acaban pasando más desapercibidas que efectivas. Mientras la realidad del campo es que sigue falleciendo demasiada gente en el campo. Y en la larga lista de accidentes mortales hay que sumar dos nuevas muertes de dos octogenarios en solo cuatro días, al queda atrapados de debajo de su tractor tras sendos accidentes.

La última víctima ha sido un vecino de Ribadeo (Lugo), de 84 años de edad, que perdió la vida el pasado martes en un accidente con su propio tractor en la parroquia de Arante. El 112 recibió a las 19:30 horas una llamada para pedir ayuda, porque un hombre estaba atrapado debajo de un tractor en el lugar de Cima de Vila, en la parroquia de Arante.

Inmediatamente, el Centro Integrado de Atención ás Emerxencias de Galicia (CIAE) movilizó a la Policía Local de Ribadeo, a la agrupación de voluntarios de Protección Civil, a los Bomberos de Barreiros, a Urxencias Sanitarias-061 y a la Guardia Civil.

Los servicios de emergencias nada pudieron hacer por salvar la vida del octogenario, que ya había fallecido cuando llegaron al punto. Los bomberos excarcelaron el cuerpo sin vida de la víctima y ahora está en marcha la correspondiente investigación para determinar las causas exactas de este suceso.

Con anterioridad,  cuatro días antes un octogenario fallecía el sábado en el municipio coruñés de Oza-Cesuras al caerle encima un tractor en el galpón donde lo guardaba junto con otros aperos de labranza, según informaron los bomberos de Betanzos. Una dotación de cuatro hombres se trasladó al lugar de Pedreira, en Figueredo, sobre las 18.30 horas, movilizados por la central de emergencias 112, que a su vez había recibido la llamada de una persona pidiendo ayuda.

A su llegada, los bomberos retiraron el vehículo bajo el que había quedado aprisionado el conductor y solo pudieron confirmar el fallecimiento, que pocos minutos después certificó el médico del 061. Con todo, el equipo de rescate del parque comarcal permaneció en la casa hasta pocos minutos antes de las 21 horas a la espera de que el médico forense autorizara el levantamiento del cadáver. El suceso movilizó al Grupo de Emerxencia Supramunicipal de Curtis y a la Guardia Civil.

(Foto: Archivo sin relación con la noticia)