Menos mal que llega el almacenamiento privado europeo porque a este ritmo los productores van a acabar pagando por vender su aceite, que sigue en caída libre en sus cotizaciones y ha acumulado esta semana un nuevo descenso. Ni siquiera el aviso del primer aforo de la nueva campaña, con una caída del 32,7% en Andalucía, ha frenado los descensos. Unas pérdidas que alcanzan de lleno a la nueva campaña, donde ya se paga entre 2.000 y 4.000 euros menos por tonelada que hace dos semanas.

Según fuentes de Oleoestepa, si han predominado las bajadas ha sido ante la escasa actividad registrada y a que la semana fue más corta, al contar con un día menos por el festivo del 1 de noviembre, recortando los días hábiles de operaciones. Sin embargo, lla apatía se ha instalado en el mercado empujando a los precios a la baja.

Estas mismas fuentes han señalado que los aceites lampantes se sitúan a partir 1.900 euros por tonelada (1.920 euros, la semana anterior), el virgen se fija en una horquilla de precios de entre 1.950 y 2.000 euros (1.975, la anterior) y el extra nuevo a partir de 2.500 euros por tonelada (2.500 y 2.800 euros la semana pasada y entre 2.900 y 3.000 euros por tonelada hace dos semanas).

Por su parte, el sistema Poolred de la Fundación del Olivar (Poolred) también recoge bajadas en virgen y lampante, y subidas en extra. Los precios medios que se fijaron fueron de 2.245 euros para el virgen extra (frente a los 2.170 euros de la semana anterior), el virgen a 1.902 (1.941 euros, la semana anterior) y en lampante a 1.867 euros (1.905 euros por tonelada, la anterior).

Según el último Informe semanal de Coyuntura del Ministerio de Agricultura, Pesca y Alimentación en la semana 43, que va del 21 al 24 de octubre, se registraron descensos generalizados en los precios medios de los aceites de oliva, excepto en los de orujo crudo y refinado que permanecen estables. Aceite virgen (-3,10%), virgen extra (-1,32%), lampante (- 0,99%) y oliva refinado (-0,32%). El aceite de girasol refinado también desciende un (-0,10%).