Una PAC suficientemente dotada, la compra pública de alimentos de proximidad o la puesta en marcha de la anunciada estrategia frente al «reto demográfico» figuran entre los puntos marcados en el acuerdo para un gobierno de coalición que este lunes han dado a conocer los líderes del PSOE, Pedro Sánchez, y de Unidas Podemos, Pablo Iglesias, que sin embargo también incluye otras medidas que siembran sombras sobre el campo.

Así, ambas formaciones han pactado derogar la reforma laboral del PP, subir los impuestos a las rentas más altas, impulsar «la vía política a través del diálogo» en Cataluña, así como una ley de eutanasia y muerte digna.

Medidas que de cumplirse pueden ser positivas para el sector agrario, pero que también preocupan seriamente por las sombra que proyectan.

En el primer apartado, la defensa de un Presupuesto amplio para la PAC (aunque la decisión final será de Europa y no del propio Gobierno); la compra pública de alimentos de proximidad, que debe dar un alivio a muchos sectores; o la anunciada estrategia frente al «reto demográfico», aunque no se ha concretado si habrá o no un Ministerio específico para la despoblación como se prometió en campaña.

En el lado de la sombras, al margen de la opinión de cada uno, la subida de los impuestos puede afectar a las grandes explotaciones, cuando no hace nada se les pedía que se unieran para crecer; o la subida del salario mínimo interprofesional, que tantas sombras y quebraderos de cabeza ha dado este año en muchas CCAA.

Al margen de estas luces y sombras en el campo, estos son los principales puntos del acuerdo:

– Una Política Agraria Común (PAC) suficientemente dotada para garantizar la triple sostenibilidad económica, social y medioambiental de las explotaciones y un Plan Estratégico Nacional para la PAC post 2020 que tenga en consideración todas las necesidades de la agricultura, la ganadería, la selvicultura y el medio rural y el apoyo a la agricultura familiar y profesional.

– Favorecer la compra pública de alimentos de proximidad y con criterios ecológicos para potenciar la agricultura como un puntal de desarrollo rural.

– Derogación de la reforma laboral aprobada por el PP en 2012.

– Aumento de los impuestos en dos puntos a las rentas de más de 130.000 euros y de cuatro puntos a las que superen los 300.000.

– Subida del salario mínimo hasta el 60% del salario medio.

– Recuperar el papel de los convenios colectivos y derogar los posibles despidos por absentismo causado por bajas por enfermedad.

– Actualizar las pensiones conforme al IPC real mediante una ley y de forma permanente.

– Limitar las subidas abusivas de los alquileres; un plan de vivienda sostenible y simplificación de los trámites para el autoconsumo energético.

– Impulsar en Cataluña «la vía política a través del diálogo, la negociación y el acuerdo» para buscar una salida al «conflicto».

– Traspasar a Cataluña las competencias pendientes ya reconocidas en materias como becas universitarias, formación sanitaria especializada, salvamento marítimo o legislación laboral.

– Promover «una España fuerte y cohesionada, estructurada a partir de la Constitución y de los Estatutos de autonomía».

– Una nueva ley de Seguridad Ciudadana.

– Llegar al 5 % del PIB en inversión educativa en 2025.

– La asignatura de religión será de carácter voluntario sin que haya otra alternativa y la nota no computará a efectos académicos.

– Una ley de muerte digna y otra de eutanasia, e incluir ambas en la cartera común de servicios del Sistema Nacional de Salud.

– Eliminación progresiva de los copagos sanitarios y derogación de la reforma sanitaria del PP para garantizar el acceso universal al Sistema Nacional de Salud.

– Incrementar los recursos del SNS hasta el 7 % del PIB en 2023.

– Garantizar los tratamientos de reproducción asistida a todas las mujeres en la sanidad pública.

– Se aprobará una estrategia que aborde el problema del sinhogarismo de forma integral.

– Suspensión del régimen de visitas de los padres maltratadores que cumplan condena o sobre los que pesen medidas cautelares por delitos graves de violencia machista.

– Aprobación de una ley integral contra la trata de mujeres y niñas con fines de explotación sexual.

– Regulación urgente de los juegos de azar, incluida su publicidad y las apuestas en línea, de forma similar a la del tabaco.

– Una ley sobre Libertad de Conciencia que garantice la laicidad del Estado y su neutralidad ante todas las confesiones religiosas.

– Una estrategia nacional frente al reto demográfico.

– Una ley de cambio climático y transición energética para alcanzar una generación de electricidad 100% renovable en 2050.

– Una ley de movilidad sostenible, ayudas económicas para el vehículo eléctrico y revisión del modelo de peajes de la red viaria de alta capacidad.

– Flexibilizar el calendario de retorno de la deuda de los parques científicos de las universidades de todo el Estado para permitir su sostenibilidad financiera.