Patronal y sindicatos han acordado este lunes prorrogar durante seis meses el convenio del campo extremeño vigente, que vence el próximo 31 de diciembre, para seguir avanzando en la negociación del nuevo texto que ha de regular las condiciones salariales y sociales de los 65.000 trabajadores agrarios de la región.

Así lo han acordado las partes en la nueva reunión que han mantenido en Mérida para intentar desbloquear unas negociaciones que se rompieron el pasado 22 de octubre y se han retomado este mes -con una primera reunión el pasado día 2 y otra este lunes- en la sede del Servicio Regional de Mediación y Arbitraje.

«Es la solución menos mala», ha afirmado a Efe el secretario general de la Federación de Industria, Construcción y Agro (FICA) de UGT, Miguel Talavera, dado que, en caso contrario y de no alcanzarse un consenso, a partir del 1 de enero se hubiera empezado a aplicar el Estatuto de los Trabajadores.

PAG Extremadura Asaja muestra su «decepción» porque «tras meses de negociaciones y tener un acuerdo tan cerca» no ha sido posible

De este modo se elimina la «incertidumbre» y se facilita la negociación al disponer de más tiempo para intentar acercar posturas, que se han mantenido distanciadas en los últimos meses sobre todo en lo relativo al aumento de la jornada laboral tras la subida del Salario Mínimo Interprofesional.

Por su parte, el presidente de la organización agraria APAG Extremadura Asaja, Juan Metidieri, ha mostrado su «decepción» porque «tras meses de negociaciones y tener un acuerdo tan cerca» no ha sido posible.

Según ha explicado a Efe, una propuesta de incremento salarial planteado por UGT, «inasumible» por la patronal, dado que «ya ha habido subida del 22 % con el incremento del SMI», ha llevado finalmente a optar por la prórroga.

A este respecto, ha valorado que ya se habían alcanzado acuerdos respecto al control horario con validación mensual por parte del trabajador, la flexibiliad horaria, y el precio de la hora y media posterior a la jornada para valorarla como hora ordinaria.

Pero ha reconocido las diferencias que se mantienen en la jornada laboral, «que hoy no se ha puesto encima de la mesa». para cerrar definitiamernte el convenio del campo extremeño.