Ha costado, pero el sector ha logrado recuperar la unidad e irá de la mano el próximo día 10 en Madrid a protestar por los precios del aceite. Pero los mercados han hecho oídos sordos a esta protesta y parece que se han unido para no variar los precios.

Y es que esta última semana la situación de estabilidad en el mercado del aceite de oliva ha sido la tónica, según fuentes de Oleoestepa. Parece que este año se espera un adelanto de la campaña de recogida de aceite que en algunas zonas productoras podría comenzar en la segunda quincena de octubre, lo que supondrá la entrada de oferta nueva.

En cuanto a las cotizaciones, se han recogido oscilaciones tanto al alza como a la baja y repeticiones después de últimas semanas donde la unidad del mercado era a la baja.

Según Oleoestepa, los aceites lampantes bajaron ligeramente oscilando en una horquilla de precios de entre 1.950 y 2.000 euros (2.000, la anterior semana), mientras que los vírgenes subieron hasta 2.100 euros frente a los 2.000 euros de la anterior semana. Sólo los extras repitieron a 2.400 euros por tonelada.

Por su parte, el sistema Poolred, de la Fundación del Olivar, (Poolred), esta última semana los aceites de oliva virgen extra subieron cerrando a precio medio de 2.243 euros/tonelada (frente a las 2.170 euros de la semana anterior). Por el contrario, los aceites vírgenes cedieron y se situaron a 1.985 euros (frente a los 2.004, de la anterior) y los lampantes bajaron ligeramente hasta los 1.942 euros por tonelada frente a los 1.952 euros por tonelada de la anterior semana.

Según el último Informe semanal de Coyuntura del Ministerio de Agricultura, Pesca y Alimentación en la semana 38, que va del 16 al 22 de septiembre, se registró un descenso generalizado en los precios de los aceites de oliva (-1,70% en el de oliva virgen extra, -1,78% en el virgen de 0,8º a 2º, -2,49% en el lampante >2º, -1,11% en el refinado, 0,00% en el orujo crudo y 0,00% en el orujo refinado). El aceite de girasol refinado sube un leve 0,21%.