Las autoridades americanas han anunciado que van a mantener en vigor los aranceles marcados a los productos agroalimentarios europeos, incluidos los españoles, del 25% aprobados. Esta medida, tras un largo periodo de negociaciones tanto a nivel europeo como de los propios Estados, como es el caso de España, se cierra con esa subida del 25% al aceite envasado español, aunque no se aplicará a los aceites a granel como temía el sector. Asimismo, el Gobierno de Donald Trump no ampiará la lista de productos afectados por estos aranceles, por lo que se librarán de una nueva subida productos como el cava y los vinos de Jerez.

La Office of the United States Trade Representative ha adoptado una postura de continuidad de las tasas ya impuestas el pasado mes de octubre; con la salvedad del zumo de ciruelas pasas que ha sido eliminado de la primera lista inicial.

A partir de este momento se abre un tiempo de espera de seis meses de mantenimiento de estos impuestos hasta que la Comisión Europea reciba, como se espera, la confirmación de que las ayudas de EEUU a Boing son tan sancionables como las europeas Airbus, por lo que se podría iniciar una nueva guerra de aranceles a los productos norteamericanos por parte de Europa.

Pero mientras tanto, los daños al aceite y al vino españoles se seguirá dejando notar, en especial a un aceite de oliva español envasado, en clara desventaja con el aceite de oliva italiano, portugués o griego que podrá seguir llegando al mercado americano sin ningún gravamen.

En el caso del cava, el sector seguía muy de cerca la evolución del dossier y recibió con alivio la decisión de Washington. “Trump no pondrá aranceles al cava y los espumosos. Estados Unidos es un mercado muy importante para nuestras bodegas. Es una muy buena noticia”, celebró en las redes sociales Vins El Cep, productores del nordeste del Penedés.