Una de las quejas que más se han oído durante todo el proceso de negociación de la PAC en Europa ha sido la falta de transparencia del Ministerio sobre cuáles eran sus objetivos de cara a su aplicación en España. El ministro Luis Planas se pasó meses vendiendo una PAC acorde con todas las CCAA, diciendo lo que cada una quería oír y cambiando de opinión a medida que iban pasando los días a la espera de que llegara el momento de plantear el Plan Estratégico de la PAC.

Ahora, una vez que se ha dado el visto bueno a la reforma de la PAC en Europa, llega el momento de tener que desarrollarla en España a través del Plan Estratégico Nacional., en una discusión en la  que el propio Planas ha dicho que espera «otro milagro» para poder cerrar un acuerdo. Y en este debate es donde el Ministerio deberá poner sobre la mesa qué es lo quiere para ese Plan Estratégico y hasta dónde está dispuesto a ceder o no en su aprobación.

Por ello, el Ministerio de Agricultura, según ha adelantado agropopular.com. ya podría tener preparado el borrador del modelo de aplicación de la futura PAC en España, basado no solo en las propuestas aprobadas en el seno de Europa, sino con las especificaciones propias que ha ido vendiendo el ministro en las últimas semanas.

En este sentido, Planas ya avanzó algunos aspectos concretos ante el Plan Estratégico de la PAC sobre cuál era su última idea respecto al agricultor activo, que ahora se concretará en todo aquel que «esté afiliado al Sistema Especial de Trabajadores por Cuenta Propia Agrarios de la Seguridad Social o bien cuando una parte significativa de sus ingresos totales procedan de la actividad agraria. Con este fin, se considerará que una parte significativa de sus ingresos proceden de la actividad agraria cuando al menos el 25% de sus ingresos totales procedan de dicha actividad».

Asimismo, serán considerados como tales «los beneficiarios que reciban un importe anual en concepto de ayudas directas igual o inferior a 5.000 euros se considerarán agricultores activos», especifica el medio agrícola.

AYUDAS DEL PRIMER PILAR Y ECOESQUEMAS

Respecto a las  ayudas del primer pilar se especifica en el borrador  que se ha filtrado que la ayuda básica a la sostenibilidad contará con el 60% del presupuesto asignado a España. Otro aspecto que incluye el acuerdo provisional y que de aplicarse en España sería una novedad, gira entorno a una ayuda redistributiva de como mínimo el 12% de los pagos para favorecer a los pequeños agricultores.

La ayuda complementaria a la renta para jóvenes agricultores se fija en el 2% (además, se destinará a medidas para los jóvenes una cantidad equivalente al 1% del presupuesto de ayudas directas en el segundo pilar).

Sobre los ecoesquemas, se establece el gasto mínimo obligatorio del 25% fijado a nivel comunitario procederá de este 23% más un 2% de gasto ambiental computable procedente del Feader (Fondo Europeo Agrícola de Desarrollo Rural).

Al respecto, asegura que se concederán pagos específicos para quienes voluntariamente los soliciten y lleven a cabo en su explotación determinadas prácticas beneficiosas para el clima y el medio ambiente. No obstante, cada práctica tendrá asociado un importe unitario.

Finalmente y haciendo referencia a los pagos acoplados, en el borrador se señala que el 12,43% irá para los sectores distintos a los cultivos proteicos y el 1,95% para los cultivos proteicos.

De otro lado, la intervención sectorial destinada al olivar tradicional a través de organizaciones de productores representa un 0,62% del presupuesto toal. Hay que destacar que la propuesta del modelo de aplicación de la futura PAC en España establece una intervención sectorial para el olivar tradicional que contará con 30 millones de euros anuales.

TECHO POR EXPLOTACIÓN Y AYUDA BÁSICA A LA RENTA Y CONVERGENCIA

La cuantía de la ayuda básica a la renta estará limitada a 100.000 euros por receptor. Para su aplicación se podrán descontar los costes salariales y los costes laborales incluidos en la contratación de empresas de servicios agrícola. En todo caso, el importe máximo de la ayuda básica a la renta no podrá superar los 200.000 euros. Una vez se superen los 60.000 euros de ayuda básica a la renta se aplicarán recortes de forma progresiva.

No obstante, el Ministerio de Agricultura plantea que las ayudas directas solo se concederán cuando el importe que vaya a percibir el agricultor o ganadero sea igual o mayor a 300 euros (aunque para las comunidades autónomas el mínimo se situará en los 500 euros).

Otro de los puntos que se especifican en la propuesta es que el importe de la ayuda básica a la renta se diferenciará por regiones. Al respecto, el Ministerio de Agricultura señala que habrá un máximo de 20 regiones, en las que se diferenciarán las superficies de pastos permanentes, cultivos herbáceos de secano, cultivos herbáceos de regadío y cultivos permanentes.

En concreto, «esta ayuda se hará efectiva a partir de 2023 sobre la base de los derechos individuales de pago asignados al finalizar la campaña 2022. El valor nominal de cada derecho convergerá hacia el valor medio de cada región en cinco etapas iguales. La primera empezará en 2022 de forma que para las solicitudes de ayuda correspondientes a 2026 los derechos alcancen al menos el 85% del valor medio de la región de que se trate», especifica el borrador.