El campo no aguanta más y lo está demostrando con sus protestas en la calle. Unos precios de ruina que en muchos casos no cubren ni los costes. Unos gastos que se disparan mes tras mes y que ahora lo pueden hacer más con la subida del Salario Mínimo. Una Ley de la Cadena Alimentaria que no funciona y que permite el abuso de la gran distribución. Un… largo etcétera que ha sacado los tractores a la calle. Y, sin embargo, puede faltar la puntilla: la subida de impuestos a los combustibles fósiles, o lo que es lo mismo la subida del gasóleo agrícola.

Desde el campo se quejan insistentemente de otros costes entre los que destaca el del gasóleo. Como ya denunciaba en 2018, antes de pensar en estas movilizaciones actuales: «tenemos los cereales y el cordero a precios de hace 30 años; tomates y fruta, de hace 25; pero el gasóleo, a precio actual».

«Y los temores van en aumento. La propia vicepresidenta cuarta y ministra para la Transición Ecológica y Reto Demográfico, Teresa Ribera, ya advirtió en enero, tras declarar la Emergencia Climática, que no se darían más subsidios nuevos para combustibles fósiles y, además, se revisarían los ya existentes.

En el Plan Nacional Integrado de Energía y Clima (PNIEC) el Ministerio para la Transición Ecológica hace una recopilación de los subsidios fiscales a combustibles en la actualidad. El primero que se recoge en esta lista es el gasóleo utilizado como carburante en los vehículos agrícolas, según destaca Juan Cruz Peña en elconfidencial.com.

Transición Ecológica cuantifica en 0,32 euros por litro la devolución parcial del Impuesto Especial de Hidrocarburos que baraja recortar

Entre las subvenciones a la energía en 2019, el informe remitido a Bruselas recoge que el tipo reducido del impuesto sobre gasóleos utilizados como carburantes en vehículos de agricultura, cuya ayuda cuantifica en 0,28 euros por litro de carburante. También goza de una ayuda de 0,28 euros por litro el biodiésel para uso como carburante (agricultura y ganadería) y en general como combustible, según el PNIEC.

En este sentido, además de tipos reducidos, Transición Ecológica cuantifica en 0,32 euros por litro con la devolución parcial del Impuesto Especial de Hidrocarburos (IEH) por el gasóleo empleado en agricultura y ganadería. Por lo que una subida del gasóleo agrícola podría ser una puntilla ara el sector agrario.

Pese a la intención de revisar estos subsidios, la declaración de emergencia climática matizaba que los cambios se harían «salvo casos justificados por razones sociales o tecnológicas». Desde entonces, no ha concretado nada más, de ahí la incertidumbre para el colectivo de agricultores y ganaderos, que no saben si finalmente el Gobierno hará cambios que afecten a su actividad y si habrá o no la temida subida del gasóleo agrícola.

Ahora el Gobierno en su conjunto y Transición Ecológica, en particular, tienen que abordar la difícil tarea de cumplir sus planes para la descarbonización de la economía sin que ello provoque un estallido en la España vaciada, cada vez más descontenta. La ministra de Hacienda, María Jesús Montero, ya advirtió en Consejo de Ministros que los técnicos del ministerio trabajaban en esta reforma.

Una cuestión que, a buen seguro, estará sobre la mesa en la primera reunión de la Mesa del Diálogo Agrario que este lunes va a poner en marcha el ministro Planas.