La aprobación del reglamento del periodo transitorio de la PAC, que permitirá acelerar la convergencia que se ha marcado el propio Ejecutivo y garantizar el cobro de la PAC en 2021 y 2022, está provocando todo tipo de reacciones, algunas sin demasiado sentido. Así, mientras UPA nacional defiende el reglamento porque «da certezas» a los productores, la organización UPA Andalucía no solo se opone al decreto de ayudas sino que respalda, con el resto de organizaciones regionales, movilizaciones contra esta aprobación, mientras que UPA Jaén en cambio sí respalda la convergencia. Por su parte, Asaja nacional también lamenta la aprobación por no recoger sus alegaciones.

En concreto, Asaja, que cree que este reglamento debería ser puente de transición entre el actual modelo de aplicación y la nueva  PAC diseñada por Bruselas que entrará en vigor en 2023, lamenta que esta normativa, de gran trascendencia para el sector ya que afecta a más de 700.000 productores, se haya elaborado desoyendo las demandas que hemos planteado y para la que básicamente se reclamaba una transición más moderada y real hacía en nuevo modelo, con el fin de evitar más problemas económicos a las ya maltrechas economías de nuestros agricultores y ganaderos.

Asimismo, ve «premura» en la aprobación del Real Decreto porque «ha impedido a los agricultores planificar sus cosechas», lo que «les acarreará recortes en las ayudas desde esta misma campaña».

La organización había pedido una transición «más moderada y real» hacía el nuevo modelo, «con el fin de evitar más problemas económicos a las ya maltrechas economías» de los productores.

En opinión de Asaja, para que las reformas «resulten eficaces y de verdad» contribuyan a lograr los objetivos previstos, deben ser planificadas de forma que «los principales actores conozcan de antemano los cambios que se vayan a producir y tengan tiempo suficiente para prepararse e introducir los cambios que sean necesarios, evitando tensiones».

DIVISIÓN: UPA NACIONAL RESPALDA AL GOBIERNO, UPA ANDALUCÍA LA RECHAZA Y SE MOVILIZARÁ Y UPA JAÉN, LA APLAUDE

Por su parte, la organización agraria UPA ha valorado la aprobación del decreto de ayudas porque «da certezas» a los productores «en cuanto a presupuesto disponible y a reglas que seguir». Respecto a la convergencia aprobada, UPA ha considerado que puede tener efectos para «algunos agricultores y ganaderos» que tienen derechos de pago básico «con un valor alto y que verán cómo ese importe se reduce hacia la media de su región».

«No disponemos de datos para cuantificar ese impacto y pedimos que no se genere intranquilidad en el sector de forma intencionada», han añadido las mismas fuentes. Esa convergencia también hará que los productores con importes de pago bajos, pasen a recibir más por su derecho, han subrayado.

Para UPA, en la conformación del valor de los derechos «hay que tener en cuenta criterios de carácter social y más dirigidos a las explotaciones familiares».

Sin embargo, las principales organizaciones agrarias andaluzas han expresado su rechazo al decreto de Convergencia aprobado y anuncian manifestaciones «contundentes» cuando la pandemia lo permita.

ASAJA, COAG, UPACooperativas Agro-alimentarias han denunciado que esta norma es «muy dañina» para el modelo social y profesional de la agricultura y que se ha hecho a espaldas del sector, en plena pandemia, «con total falta de transparencia y sin dar a conocer ni un dato.

Por ello, anuncian «contundentes movilizaciones» para revertir la situación cuando la pandemia lo permita.

Consideran que se trata de reforma «brutal con una convergencia casi total (del 80 % de los niveles de ayuda de cada agricultor respecto de la media) de forma inmediata, sin transitoriedad, y sin límite de impacto en la renta individual de los agricultores».

«Se trata de una convergencia acelerada y profunda de los derechos de pago básico, que es del todo inoportuna, injusta y gratuita. No va dirigida a fomentar la producción, ni el empleo, ni a luchar contra el despoblamiento y plantea una tasa plana que primará la superficie sobre la producción», han advertido las organizaciones.

Y para que nada falte, dese UPA Jaén se desmarcan de su dirección regional y lanza un mensaje de tranquilidad a los olivareros y defiende medidas para un reparto de la PAC más justo y social con las que ganarán las explotaciones que más lo necesitan

El secretario general de UPA Jaén, Cristóbal Cano, lamenta que la consejera de Agricultura, que ahora se envuelve en la bandera de Andalucía, fuera cómplice en el año 2014, cuando ocupaba el cargo de delegada del Gobierno, del hachazo perpetrado por el Ejecutivo de Rajoy con el recorte lineal de las ayudas que seguimos sufriendo los olivareros de Jaén

UPA Jaén entiende que, frente a lo que sostiene la Junta de Andalucía y su propia organización a nivel andaluz, el decreto de ayudas de transición para 2021 y 2022 beneficiará «a la gran mayoría de agricultores que solicitan las ayudas de la PAC y, por supuesto, ganarán los pequeños y medianos productores, que son la gran mayoría en nuestra provincia y en Andalucía».