El ministro de Agricultura, Pesca y Alimentación, Luis Planas, ha dejado claro que no va a cambiar el modelo propuesto para el periodo transitorio de la PAC y ha ratificado que el objetivo de su departamento es continuar con el proceso de convergencia de los derechos de pago básico iniciado en 2015 en el marco de la PAC actual y proseguir la convergencia, a partir de 2023, en el marco de la nueva PAC, hasta alcanzar la plena convergencia a lo largo del próximo periodo financiero 2021-2027, según ha informado a las organizaciones agrarias y a cooperativas andaluzas en respuesta a un escrito de estas criticando las propuestas del Ministerio para el Régimen transitorio en los años 2021 y 2022.

Para el ministro, este planteamiento del periodo transitorio de la PAC «tuvo un importante apoyo por la gran mayoría de comunidades autónomas, abogando incluso varias de ellas por un enfoque más ambicioso que permitiera alcanzar con mayor rapidez la plena convergencia de los derechos. Por ello, consideramos que la propuesta reflejada en el Proyecto de Real Decreto ofrece una respuesta equilibrada y proporcionada para los años del periodo transitorio, respecto a las distintas posiciones manifestadas por las comunidades autónomas».

DERECHOS HISTÓRICOS: “DOS AGRICULTORES, CON IDÉNTICAS SITUACIONES PRODUCTIVAS, NO PUEDEN COBRAR IMPORTES DE AYUDA DISTINTOS COMO CONSECUENCIA DE SU SITUACIÓN EN LA DÉCADA DEL 2000″

Asimismo, considera que esta nueva convergencia «se ha planteado de manera que no suponga cambios importantes en los importes de ayuda de los solicitantes de la PAC y buscando una aproximación gradual del valor de los derechos. El Ministerio siempre ha indicado que es muy importante que cualquier proceso de convergencia se haga de manera progresiva, lo que permitirá la correcta adaptación de las explotaciones a la nueva situación. En ese sentido creemos que la propuesta realizada en el marco del periodo transitorio cumple este importante criterio».

En este sentido, recuerda que la reforma de la PAC de 2013 buscaba, como uno de sus objetivos fundamentales, lograr niveles de ayuda por hectárea más equitativos en todo el territorio de la Unión Europea. Sin embargo, el grado de redistribución de las ayudas, en algunos casos ha sido muy limitado, como así lo expresó el Tribunal de Cuentas Europeo en su informe especial de 2018 sobre el régimen de pago básico, en el que ponía como ejemplo a España por la mínima redistribución conseguida con la convergencia aplicada entre 2015 y 2019.

Por ello, defiende Luis Planas en su carta su oposición a los derechos históricos, ya que «el enfoque de la nueva convergencia que se propone para los próximos dos años, avanza precisamente en la mejora de la citada redistribución de ayudas, a la vez que defiende la línea manifestada por el Ministerio y compartida por las comunidades autónomas para acabar gradualmente con determinadas situaciones que se producen en la actual PAC, en las que dos agricultores, con idénticas situaciones productivas, cobran importes de ayuda distintos como consecuencia de la situación en que estuvieron en los periodos de referencia de principios y mediados de la década del 2000».

Por último, Luis Planas aprovecha la ocasión para quitarse un problema de encima al ofrecer la disposición para la colaboración de este Ministerio «con los representantes nacionales de cada una de sus Organizaciones» en el marco de los trabajos que se están realizando sobre la Reforma de la PAC y que se concluirán a lo largo del próximo 2021, cerrando así la puerta a negociar con los representantes andaluces.