Un hombre de 64 años, vecino de Caspe, con iniciales V. R. C., ha fallecido esta noche del jueves al viernes 4 después de que fuese arrollado por una picadora de maíz, en el paraje conocido como Rimer, a las afueras de la localidad. El fallecido es el propietario de la empresa Agropecuaria Rimer.

Al parecer, el hombre se encontraba trabajando en un campo de cultivo de maíz, cuando le atropelló una picadora de maíz que iba unida a un remolque. Otros agricultores que se encontraban en el lugar fueron los encargados de avisar a la Guardia Civil de Caspe, que se personó inmediatamente al lugar, junto a una ambulancia.

Los hechos han ocurrido en la tarde de este jueves. Los servicios sanitarios desplazados hasta el lugar solo han podido certificar la muerte de esa persona, por lo se ha activado el procedimiento judicial. A las 18.45 horas se procedía al levantamiento del cadáver.

Esta es la segunda víctima mortal en lo que va de semana en el campo español, tras el fallecimiento de un agricultor de 60 años al volcar el tractor que conducía en el camino de Pasiego del municipio valenciano de Requena

Un total de 15 trabajadores aragoneses fallecieron en accidentes laborales (en jornada o in itinere) en lo que va de año, según estimaciones de los sindicatos. Por trágicas que sean estas cifras, el número de víctimas mortales en accidentes del trabajo ha sido incluso mayor en los ejercicios anteriores, pero no sirve de consuelo porque fueron años para olvidar en esta materia, sobre todo el último de ellos. En concreto, en los seis primeros del 2018 se registraron 22 fallecidos (18 en jornada y cuatro en desplazamiento), es decir, ocho más de los ocurridos hasta la fecha en el 2019. La cifras del 2017 (16 muertes) y el 2016 (17) también fueron algo mayores. El mes más trágico este año fue mayo con cuatro víctimas mortales, según recoge elperidodicodearagon.es.

(Foto: Archivo sin relación con la noticia)