El vicepresidente segundo del Gobierno, Pablo Iglesias, ha trasladado este martes 18 a las organizaciones agrarias el apoyo del Ejecutivo a sus reivindicaciones, ha considerado que llevan «razón» y les ha lanzado un mensaje: «Seguid apretando». Asimismo, han anunciado la formación de una mesa de diálogo entre Trabajo, las organizaciones agrarias y los sindicatos centrada exclusivamente en las cuestiones laborales, entre las que no se encuentra la subida del Salario Mínimo Interprofesional (SMI), competencia de Seguridad Social.

Así lo han asegurado los portavoces de las organizaciones agrarias Asaja, COAG y UPA, tras reunirse con Iglesias y la ministra de Trabajo, Migraciones y Seguridad Social, Yolanda Díaz, a los que han transmitido la situación de crisis que atraviesa el campo, motivo por el que llevan cuatro semanas protagonizando protestas en distintos puntos del país.

También han coincidido en apuntar, en declaraciones a los medios de comunicación, que en su opinión es el Ministerio de Agricultura, Pesca y Alimentación el que debe liderar una futura mesa interministerial sobre los problemas del campo, en la que estarían representadas también las carteras de Seguridad Social, Trabajo, Hacienda, Consumo, Transición Ecológica y Asuntos Exteriores.

Las OPas valoran el cambio de actitud y la mesa de diálogo del MInisterio aunque la «división ministerial lo complica todo»

El presidente de Asaja, Pedro Barato, ha destacado el tono «cordial» del encuentro, que se ha visto salpicado por la polémica después de que las organizaciones agrarias fueran desconvocadas la semana pasada a última hora para una reunión similar a la de hoy pero a la que sí fueron llamados finalmente los sindicatos.

Barato ha incidido en que Agricultura debe ser el que «tutele» las reivindicaciones del campo, y ha agradecido la asistencia del secretario general de ese Ministerio, Fernando Miranda, a la cita de este martes.

El secretario general de COAG, Miguel Blanco, ha incidido en que la actual «división» ministerial «complica todo» a la hora de negociar.

«El propio vicepresidente se ha hecho eco de las reivindicaciones de los agricultores, nos ha dicho que el Gobierno es sensible al problema grave que tenemos y comparte nuestra preocupación, por lo que van a facilitar la adopción de medidas», ha explicado.

Desde UPA, su secretario general, Lorenzo Ramos, ha resaltado que el Ejecutivo dice haber «entendido el mensaje» lanzado por el campo y se ha mostrado confiado en que se aprueben medidas concretas en «pocos días».

Además de la reforma de la ley de la cadena, que acomete Agricultura y que está enfocada en ayudar a que los precios que recibe el sector primario no sean tan bajos, también ha citado la aprobación de medidas fiscales, rebajas en las cotizaciones a la Seguridad Social y cambios en las tarifas eléctricas.