Pese a todo el proceso de movilizaciones y protestas y el empeño de parte del Gobierno en buscar soluciones, parece que hay otra parte que no está muy por la labor de acercarse al mundo agrario, sino más bien de darle la espalda. Así, la reunión entre la ministra de Trabajo, Yolanda Díaz, y la sección agraria de los sindicatos y las organizaciones agrarias prevista para este viernes 14 ha acabado sin la participación de las organizaciones agrarias (Asaja, COAG y UPA), que fueron desconvocadas el jueves por la noche.

Fuentes de estas organizaciones agrarias han asegurado a Efeagro que la convocatoria para este encuentro surgió del propio Ministerio de Trabajo el pasado 11 de febrero para tratar «aspectos relacionados con la realidad laboral» del sector primario, y les fue trasladado que dejaban de participar ayer por la noche.

Desde los sindicatos UGT y CCOO han confirmado su presencia en este encuentro, al que han acudido sus representantes en el campo extremeño y andaluz.

En la reunión, que contará además con la presencia del vicepresidente del Gobierno, Pablo Iglesias, está previsto tratar los subsidios agrarios que se conceden a través del Acuerdo para el Empleo y la Protección Social Agraria (Aepsa, el antiguo PER), según fuentes sindicales.

En este sentido, en una entrevista a RNE este mismo viernes, la ministra ha avanzado que su departamento estudia medidas y cambios legislativos para reforzar las competencias de la Inspección de Trabajo en el sector agrario.

Por su parte, desde UPA-UCE se ha mostrado su sorpresa al conocer la noticia de que el Ministerio de Trabajo mantiene su reunión con los sindicatos de trabajadores pero, en cambio, la aplaza con las organizaciones agrarias.

“Nos ha desconcertado la actuación del ministerio en esta situación. Exigimos que se nos tenga en cuenta y que convoquen cuanto antes una nueva fecha de reunión con las OPAS para poder trasladar la difícil situación del campo extremeño”, ha señalado el secretario general de UPA-UCE, Ignacio Huertas.

Además, desde esta organización agraria destacan que, ante el problema generalizado que tienen los agricultores y los ganaderos, es necesario que el gobierno español “comprometa también medidas reales” relacionadas con este ministerio.