En los últimos días, la entrada en nuestro país de una depresión aislada en niveles altos de la atmósfera, más conocida como DANA, ha causado daños por pedrisco, viento, lluvias torrenciales e inundaciones en producciones agrícolas de una parte importante de la geografía española. La parte positiva es que este tipo de fenómenos extremos están cubiertos por el seguro agrario, dentro del sistema de Seguros Agrarios Combinados.

Por cultivos, la uva de vinificación ha sido la más afectada, aunque también se han registrado daños en otros cultivos como las hortalizas de verano (pimiento, melón y sandía), el olivar o el girasol. Aunque es pronto para realizar valoraciones, los daños se han localizado, principalmente, en Castilla-La Mancha y la Comunidad de Madrid yalguna otra localidad de otras provicias, como en Málaga.

Destacan episodios como los de Arganda del Rey (Madrid), Seseña, Borox (Toledo), Villanueva de los Infantes (Ciudad Real) o Las Pedroñeras (Cuenca), donde las lluvias han provocado el desbordamiento de arroyos, inundaciones y balsas de agua.

También se han registrado tormentas en otras comunidades autónomas, aunque los daños han sido menos intensos. En Aragón, en la comarca de Calatayud, los frutales y la uva de vino han sido los cultivos más perjudicados. Asimismo, se prevén importantes pérdidas en cultivos de olivar y hortalizas, en Andalucía; uva de vino, en La Rioja; y uva de vino, olivar y hortalizas, en Extremadura.

Agroseguro, según ha señalado en una nta de prensa, ya está trabajando en la planificación de las tasaciones, por lo que insiste en que lo realmente importante es que los asegurados remitan los partes de siniestro con la mayor celeridad posible.

Los daños ocasionados por este tipo de fenómenos extremos, cada vez más frecuentes, están cubiertos por el seguro agrario del sistema de Seguros Agrarios Combinados, que se ha consolidado como la mejor herramienta para la gestión de riesgos.