El primer aviso partió de Córdoba, le ha segudio la huerta madrileña y ahora UPA-UCE Extremadura ha mostrado  su preocupación por un nuevo episodio de sequía en el campo que, debido a la falta de lluvias y las altas temperaturas, amenaza al conjunto de las explotaciones agrícolas y ganaderas de la región.

Con respecto al secano, desde UPA-UCE señalan la “difícil situación” que atraviesan cultivos como los cereales de invierno, donde las altas temperaturas han adelantado el desarrollo vegetativo y la tierra está muy seca; el viñedo, ya que la planta no se ha recuperado de las sequías anteriores o los pastos, que se están secando día más y cuyos ganaderos esperaban poder recuperarse de la sequía anterior.

“Muchos cultivos de secano no se han recuperado todavía de la falta de agua del año pasado, por lo tanto, si no llueve en los próximos 15 días, podríamos enfrentarnos a una “campaña desastrosa” para todos estos sectores que, además, ya arrastran una situación complicada desde el año pasado”, ha alertado el secretario general de UPA-UCE, Ignacio Huertas.

En cuanto al regadío, desde esta organización agraria señalan que, si no cambia mucho la situación ante el nuevo episodio de sequía, determinadas zonas de la cuenca del Guadiana tendrán restricciones importantes de agua en la campaña de riego.

“el objetivo es informar para que los agricultores puedan replantearse la situación en función de las opciones y condiciones que se prevean”

El dato del agua embalsada a día de hoy en la cuenca del Guadiana es de 3.818 hm3 y hace un año eran 5009 hm3, es decir, una diferencia del 12,86% sobre el año anterior, “lo que indica que estamos en una situación de prealerta”.

UPA-UCE advierte de que la comunidad de regantes de Orellana, que es la más importante de Extremadura, puede sufrir una fuerte restricción en la dotación de agua para los cultivos si la climatología no cambia notablemente en los próximos días.

“Si continuamos como hasta ahora, con altas temperaturas y sequía, los agricultores se verán obligados a comenzar antes a regar sus cultivos y con una dotación de agua menor que la del año pasado”, mantiene Huertas.

Por ello, UPA-UCE Extremadura ha solicitado una reunión con el presidente de la Confederación Hidrográfica del Guadiana para conocer la planificación concreta que se está llevando a cabo y qué actuaciones se tienen previstas en el supuesto de que se mantenga esta situación. “Nuestro objetivo es poder informar cuanto antes a los agricultores para que, ahora que están a punto de comenzar con la campaña, puedan replantearse la situación en función de las opciones y condiciones que se prevean”, destaca Huertas.

“Hoy queremos hacer un llamamiento a todos los regantes para que continúen con los esfuerzos que han realizado hasta ahora haciendo un uso lo más eficiente posible del agua”.