La subasta de reses celebrada en Ávila dentro del XLVII Concurso Nacional de Raza Avileña-Negra Ibérica, ha concluido este miércoles con 50.000 euros en ventas, lo que supone una cifra récord pese a la delicada situación del campo, al alcanzar unas ventas totales de 150.000 euros.

Organizada por la Real Asociación Española de Criadores de Ganado Vacuno Selecto de Raza Avileña-Negra Ibérica (RAEANI), esta cita ha resultado «muchísimo mejor de los esperado, ha reconocido a Efe Pedro Luis Herraiz, secretario de esa entidad.

Los 150.000 euros superan ampliamente a los «extraordinarios» 118.000 de la pasada edición, pese a las complicaciones derivadas de los problemas de sanidad animal, el incremento de los precios de las materias primas y la meteorología, ha añadido.

Del total de 76 ejemplares en puja han sido adjudicados 72, lo que a juicio de Herraiz quiere decir que la subasta ha ido «muy bien», en contraste con los bajos resultados de la celebrada en Salamanca recientemente.

De los doce toros de avileño que han salido a subasta se han vendido diez, uno de ellos por 8.000 euros frente a los 9.000 que se pagaron en 2022 por un ejemplar de estas características.

La subasta ha contado con 76 cabezas de ganado procedentes de Castilla y León, Extremadura y la Comunidad de Madrid, dentro de un concurso-subasta que trata de poner en valor esta raza autóctona, originaria de las zonas de montaña del centro de la Península.

En el caso de las añojas -poco más de un año-, han sido adjudicadas 38 de las 40 que han salido a la venta, mientras que las 24 eralas -cría de la vaca con más de un año y menos de dos- han sido adjudicadas todas.

Para Pedro Luis Herráiz, el hecho de que se hayan vendido el 95 por ciento de los ejemplares que han entrado en la puja demuestra que la subasta ha ido «muy bien» y «muchísimo mejor» de lo esperado, ya que los ganaderos tienen «necesidad de toros» y los animales han sido «muy buenos».

Tras señalar que en el caso de las hembras, han «sorprendido por su preparación», el secretario de RAEANI ha realizado un balance «muy bueno» de este concurso-subasta que desde el pasado domingo ha reunido en el mercado de ganados de Ávila 113 ejemplares, la mayoría hembras, procedentes de 16 ganaderías de Castilla y León -Ávila y Segovia», Extremadura -Cáceres y Badajoz- y Madrid.

En cuanto al concurso morfológico, el premio a la ganadería mejor presentada ha sido nuevamente para la de Julián Jiménez, de Santiago del Collado, que además se ha llevado el primer premio en siete de las diez categorías.