Sigue el mercado cerealista desanimado, con pocas operaciones y casi sin movimientos en la tablilla en la lonja del Ebro. Las fábricas siguen comprando en puerto para las coberturas a largo plazo y sólo recurren al nacional para necesidades puntuales y de urgencia. Y si las fábricas no tienen prisa, tampoco lo tienen el agricultor, que prefiere guardar oferta y no sacarla al mercado.

Hay oferta francesa y en puerto con precios competitivos, tanto de trigos como de maíz, aunque sigan los problemas de transporte desde Francia.  En el maíz, se añade la presión por cosecha, aunque este año haya una menor producción que otros años. (Ver cotización de la lonja del Ebro y otras lonjas aquí)

FORRAJES: Sigue la tranquilidad instalada en el mercado forrajero, con repetición casi generalizada de precios en la tablilla. Hay presión de los compradores nacionales para bajar los precios, pero la campaña es larga, la producción no ha sido tan abundante como otros años y no hay presión por sacar la oferta de los almacenes. La demanda exterior, desaparecida en las últimas semanas, ha vuelto a coger fuerza y se cierran operaciones para cargar barcos.

Una vez terminado un quinto corte que ha sido flojo en muchas zonas, ha empezado el sexto corte que no se espera sea de una alta producción y calidad, por lo que habrá poca extra en el mercado en comparación a otros años, sin embargo, habrá mucha primera de muy buena calidad.

FRUTOS SECOS: Se va animando la demanda en el mercado de las almendras y asoma el signo positivo en algunas categorías. Está entrando menos almendra americana, las existencias de la vieja han terminado y ahora va entrando nueva a precios más altos. (Ver cotización de los frutos secos de la lonja del Ebro y otras lonjas aquí)

FRUTAS: Sin movimientos ni cambios en la tablilla de las frutas esta semana, con las peras que siguen muy activas por la alta demanda que mantienen los mercados europeos. Seguimos sin cotizar las manzanas. Las existencias de frutas de hueso han terminado y se han quitado de la tablilla los últimos productos que quedaban, los melocotones y nectarinas.

PORCINO: Nuevo apunte negativo en la tablilla del porcino, en consonancia con los principales mercados europeos. Siguen subiendo los pesos y cada vez cuesta más colocar la carne en Europa, debido a la dura competencia de los demás mercados y a unas exportaciones a terceros países que siguen desaparecidas.

LECHONES: Vuelve a asomar el signo positivo en la tablilla del lechón, en un mercado donde la falta de oferta exterior deja el mercado limpio para la oferta nacional, que está buscada. Los mercados europeos mantienen una fuerte demanda y el mercado español deja de ser preferente para colocar animales del exterior, lo que facilita a la oferta nacional que se coloca rápidamente.

AVES: Se mantiene sin cambios la tablilla de los pollos, en un mercado con una situación cómoda para el sector. En el vivo, falta mercancía y la situación es de equilibrio. En la canal, la semana ha sido buena en ventas al ser primeros de mes y no hay presión de la oferta en las integraciones, con los tamaños ajustados.

HUEVOS: Sigue el equilibrio en el mercado y las repeticiones en la tablilla, a excepción de un ajuste en una clasificación. La demanda sigue animada y los pedidos para el consumo interno sigue fuertes, con el añadido de unas ventas al exterior que parecen retomar fuerza.

VACUNO: Se mantienen sin cambios los precios en la tablilla de las canales de vacuno otra semana más, en sintonía con los principales mercados europeos. La oferta de animales sigue corta, pero las ventas también, con un mercado nacional que no termina de arrancar en los mostradores, con un consumo bajo de delanteros por las altas temperaturas.

OVINO: Otra jornada clara de subidas en las cotizaciones de la tablilla del ovino. Continúa faltando género y la demanda está animada por las fechas en las que estamos, en plenas fechas de las Fiestas del Pilar, con el típico aumento del consumo de esta carne, tanto en los hogares como en la restauración. Los operadores buscan animales y lo que encuentran es que no hay animales de peso comercial ni en los cebaderos ni en las explotaciones, y cuando aparecen, se piden precios más altos.