COAG de Andalucía ha denunciado que el olivar se queda fuera de todas las ayudas de sequía, tanto del Gobierno central como de la Junta, a pesar de que está atravesando una campaña de la que se espera menos del 40% de la media de producción.

Este sector, por segundo año consecutivo, no obtiene la rentabilidad adecuada, ni mucho menos, acorde a la subida de costes. En el caso del secano, la producción se encuentra prácticamente a 0. En el regadío, con 400m3/ha, los bajos rendimientos no compensan la renta.

Por un lado, el Ministerio de Agricultura ha obviado totalmente a un olivar que se queda fuera de las ayudas. Además de los recortes que están sufriendo los olivareros en las ayudas de la PAC, y las dificultades que están teniendo los olivareros para seguir adelante con una escasa cosecha, “nos encontramos con que se publican varios decretos de sequía y en ninguno de ellos se ha tenido en cuenta al olivar, cuando es un cultivo con dos cosechas consecutivas con pérdidas de entre 60 y el 70% de producción respecto una cosecha media”.

Asimismo, las medidas que ha aprobado la Junta de Andalucía, también permite que el olivar se queda fuera de una línea de ayudas específica. “Por lo que el sector se enfrenta ahora a un segundo año consecutivo con una reducción de cosecha sin precedentes, y que no suple la subida de precios del aceite, ya que multiplicar cualquier precio por cero, sigue dando cero”.

NO ENTIENDEN POR QUÉ LOS REGANTES DE MUCHAS ZONAS SE QUEDAN SIN LAS AYUDAS

Por otro lado, recuerdan que «ya hemos alertado desde hace días de la dramática situación que viven los agricultores regantes del Guadalquivir de otros cultivos, y que se han quedan fuera de las ayudas de sequía, mientras ven cómo sus explotaciones están al límite por la falta de lluvia, la reducción de las dotaciones de riego y los costes de producción».

En el caso de los cultivos anuales del Guadalquivir, ni siquiera se ha sembrado gran parte de la superficie, sobre todo de hortícolas que requirieren mayores inversiones. Es el quinto año consecutivo que sufren recorte de dotaciones y se encuentran igual de afectados que otros cultivos, que sí se han incluido en las ayudas.

Los cultivos industriales que se han sembrado están sobreviviendo en secano, con unas temperaturas especialmente elevadas. La remolacha de esta zona ha reducido sus rendimientos hasta un 75%, las previsiones para girasol y algodón no son mucho mejores.

La baja rentabilidad de las producciones que sufre esta zona, especialmente desde hace 3 años (recortes de dotaciones de un 30%, 50%, 88%), tiene seriamente comprometida la capacidad de invertir en un cultivo sustituto o directamente, en la próxima campaña.

Finalmente, aseguran que «no entendemos como se ha definido la zonificación, y qué criterios se han tomado para establecer como zonas más afectadas. De hecho se propuso al Ministerio que se atendiese tanto a secano como a regadío y para ello se tuvieran en cuenta las condiciones meteorológicas (para el secano) e hidráulicas (para el regadío), única forma de determinar las necesidades reales de atención y de establecer las ayudas de forma justa».