La campaña española de arroz está en marcha y se confirman las previsiones de una menor cosecha -en torno a un 20% por debajo de la de 2020-, sobre todo por la falta de dotación de riego en la primera región productora, Andalucía, que ha reducido casi a la mitad el número de hectáreas plantadas. Además preocupa que ninguno de los ecoesquemas planteados se adapta a este cultivo.

Las últimas estimaciones del Ministerio de Agricultura, Pesca y Alimentación anuncian que la producción de arroz se situará esta campaña en torno a las 632.043 toneladas, un 19,3% inferior a la de 2020; el número de hectáreas se recorta también, ya que el avance de superficie es de 86.150 hectáreas (-15,6 %).

El último aforo de Agricultura para Andalucía prevé una producción de 186.827 toneladas (-43,7% respecto a 2020) en una superficie de 22.209 hectáreas (-41,4%).

En Extremadura -donde algunos productores han optado por el cultivo inicial del arroz en secano, como el del resto de cereales- la producción oscilará en torno a las 148.000 toneladas (-2%) y las 21.200 hectáreas (+1,9%).

Cataluña se sitúa en tercer lugar, con 135.082 toneladas (-0,9%) y 21.088 hectáreas (+0,4%) y la Comunidad Valenciana, en el cuarto puesto, con 125.287 toneladas (+0,2%) y 15.451 hectáreas, solo cinco más que en 2020.

La responsable nacional de arroz de COAG, María Carmelo García, ha considerado que el balance del MAPA puede cumplirse, ya que la siega ya casi ha finalizado en Andalucía, donde la falta de precipitaciones y de dotaciones de agua para regar ha recortado drásticamente la producción, tanto en Sevilla como en Cádiz.

«Aún falta por ver qué ocurre en otras zonas en las que acaba de comenzar la cosecha, como en Aragón, donde tras una mala campaña en 2020 se están consiguiendo mejores rendimientos», aunque su producción en el cómputo nacional no es tan significativo, ha precisado a Efeagro.

PREOCUPA QUE NINGNO DE LOS ECOESQUEMAS PLANTEADOS SE ADAPTA A ESTE CULTIVO

Ahora -continúa la responsable de COAG- lo que más preocupa al sector es que en el Plan Estratégico de España para la nueva Política Agrícola Común (PAC), «no hay ningún ecoesquema planteados se adapta a este cultivo», lo que reduciría sus ayudas, pese a que es de los que son «más sostenibles para el medio ambiente, con fauna silvestre» asociada.

El responsable nacional de arroz de ASAJA, Miguel Minguet, y también vicepresidente del grupo de arroz del COPA-Cogeca, ha coincidido con García en su preocupación sobre el arroz en los escoesquemas de la futura PAC.

«En el MAPA ha tratado de asimilar el arroz con el resto de cereales o con los frutales, pero el cultivo no se parece en nada y los ecoesquemas que ha propuesto hasta ahora son totalmente inadecuados», ha afirmado a Efeagro Minguet.

Ha avanzado que el MAPA acaba de poner sobre la mesa otra propuesta que Asaja está evaluando, aunque esta organización agraria lo que considera es que «el arroz necesita un ecoesquema propio, puesto que al ser un cultivo inundado es totalmente diferente al resto».

Aragón, con 21.688 toneladas (-9,6 %); Navarra, con 12.527 t (+2,6 %); Murcia, con 2.100 t (-13,9 %); Castilla-La Mancha, con 442 t (-11,6 %); y Baleares, con 90 toneladas (-2,2 %) cierran la lista de comunidades autónomas productoras.

Desde Extremadura, el responsable de arroz de Cooperativas Agro-alimentarias, Félix Liviano, calcula que la siega se prolongará hasta finales de octubre o primeros de noviembre, «según venga el tiempo», por lo que opina que aún es pronto para hacer una estimación de la producción.

«Por ahora el cultivo se está desarrollando bien y no hay problemas de agua, pero no lo descartamos para la próxima campaña si no llueve suficiente», ha advertido.

En la Comunidad Valenciana, el responsable de la sectorial de arroz de AVA-Asaja, José Pascual Fortea, rebaja la cifra del MAPA para la región hasta las 110.000 t (-10 %), un descenso que achaca a la presencia récord de malas hierbas, al hongo pyricularia oryzae presente en variedades Bomba y a los daños causados por las crecientes poblaciones de flamencos.

Según Fortea, en el conjunto de España la disminución de la cosecha de arroz se traducirá en una subida de los precios en origen.

Al inicio de la campaña -a primeros de septiembre-, las cotizaciones se situaban en 375,09 euros/tonelada para el arroz cáscara japónica y en 359,04 euros/t para el cáscara índica, un 16,19% y un 7,58 % superiores, respectivamente, que los de hace un año.

Y eso que en 2020 ya se marcaron récords de precios en el arroz como consecuencia de la crisis de la covid-19, que frenó el comercio internacional y multiplicó por cinco el coste de los fletes desde el sudeste de Asia, donde se encuentran Camboya y Birmania, los grandes exportadores de arroz con destino a la Unión Europea.