Se venía anunciando, ya se había comenzado a notar y esta semana pasada se han consolidado los temores del sector. Los precios del trigo blando y de la cebada volvieron a descender la semana pasada en los mercados mayoristas, mientras que los del maíz y el trigo duro todavúía siguen experimentado nuevas subidas en lo que parece que puede ser un cambio de tendencia, según ha informado este lunes la Asociación de Comercio de Cereales y Oleaginosas de España (Accoe).

Los datos difundidos por Accoe -relativos a la semana 46- reflejan que los temores del sector no afectan al precio del maíz alcanzó los 208,59 euros por tonelada, el 0,68% más semanal (práticamente un euro de subida en un momento en el que la cosecha en león se ha visto paalizada por las lluvias), y el del trigo duro los 267,00 euros por tonelada, tras un repunte del 1,91%, lo que euivale a una subida de cinco euros prácticamente.

La cotización del trigo blando se situó en 209,71 euros por tonelada, lo que supone una caída del 0,05 % respecto a la semana anterior, y la de la cebada quedó en 185,79 euros, un 0,58 % menos.

En cuanto a la cebada de malta, el precio mayorista permaneció estable en 198,67 euros por tonelada.

Los mercados mayoristas recogieron una cotización media para la avena de 189,25 euros por tonelada, un 0,53 % inferior a la registrada una semana antes.

Desde enero de 2020, la cotización del maíz se ha elevado el 15,73 %; el trigo blando, un 4,28 %; el trigo duro, un 5,88 %; y la cebada, un 2,23 %.

Dentro de las proteínas y coproductos vegetales, el precio de la soja ha aumentado un 27,46 % desde principios de año, cuando cotizaba a 335 euros por tonelada.

El precio de la colza ha crecido un 21,28 % respecto a los 235 euros por tonelada registrado en enero 2020; el de la cascarilla, un 32,03 % (159 €/t); y el de la pulpa, un 9,47 % (190 €/t).