La Asociación de Comunidades de Regantes de Andalucía Feragua ha acogido con gran satisfacción la ampliación de la dotación de riego para la presente campaña de riego en la Cuenca del Guadalquivir. En concreto, y según ha conocido por la Confederación Hidrográfica del Guadalquivir, la dotación para el Sistema de Regulación General ha subido en 200 m3/ha, de 2800 a 3000 m3/ha, que fue precisamente lo que Feragua demandó en la Comisión de Desembalse celebrada en mayo.

Después de analizar la evolución de la campaña, la Confederación Hidrográfica del Guadalquivir ha decidido atender la demanda del regadío, subiendo la dotación de acuerdo con el compromiso contraído en su momento de revisarla al alza si las circunstancias lo permitían. La asociación líder del regadío andaluz ha enviado una circular informando a sus comunidades de regantes y regantes individuales y pidiéndoles el máximo compromiso con el ahorro, pues se sigue tratando de una campaña durísima, con niveles de restricción del 50%.

UNA SITUACIÓN QUE «PONE DE MANIFIESTO LA URGENCIA Y NECESIDAD DEL PROYECTO DE MODERNIZACIÓN DEL SECTOR»

«La opinión pública debe conocer que una dotación de este tipo significa modificación de cultivos, en perjuicio de los de mayor margen y valor añadido, que son los más demandantes de agua; tierras dejadas en barbecho y aplicación de técnicas de riego deficitarias que merman la productividad y por tanto la rentabilidad, y en consecuencia de todo lo anterior, muchos millones que dejan de facturarse y muchos empleos que no van a poder mantenerse», ha explicado el presidente de Feragua, José Manuel Cepeda, que ha subrayado no obstante que estos 200 m3/ha servirán para aliviar la situación y llegan como «agua de mayo que en este caso es de junio y por tanto aún más valiosa».

Si la campaña está siendo dura para el regadío de la Regulación General, más lo es aún lo está resultando para el sector arrocero, para el que también se ha ampliado no obstante el volumen máximo inicialmente aprobado de 187 hm3, pasándolo a 200 hm3, lo que no evitará que el 50 % de la superficie se quede sin regar. Una situación que «pone de manifiesto la urgencia y necesidad del proyecto de modernización del sector», ha señalado el presidente de Feragua. También se ha aumentado la dotación a concesiones de 1.500 m3/ha de olivar a 1.000 m3/ha (antes 900 m3/ha).

Asimismo, se sigue reservando un volumen de 40 Hm3 para los riegos del mes de octubre y se mantiene los acuerdos de la Comisión de Desembalse para los riegos extraordinarios y riegos de apoyo al olivar. El volumen aprobado a desembalsar en el Sistema de Regulación General de 925 Hm3 no sufre modificación alguna, «lo que hace si cabe más importante el uso eficiente y responsable de los escasos recursos disponibles», ha señalado Cepeda.

El presidente de Feragua ha tenido palabras de reconocimiento y agradecimiento tanto al equipo técnico como al presidente de la Confederación Hidrográfica del Guadalquivir ante esta ampliación de la dotación de riego, ya que «una vez más han mostrado su sensibilidad con el regadío y se han hecho cargo de la dificultad enorme de esta campaña».