Los remolacheros alaveses integrados en la Unión de Agricultores y Ganaderos de Álava (UAGA) han reiterado su negativa a vender su producto por el precio ofertado por Azucarera Iberia (26 euros por tonelada) y mantienen su contraoferta de 30 euros.

Este colectivo se ha reunido este jueves en asamblea, en la que han ratificado que no van a contratar con esta empresa por debajo de los 30 euros por tonelada, precio que aseguran que se ajusta a la realidad del cultivo.

Estos remolacheros alaveses quieren seguir apostando por la remolacha, pero insisten es que es necesario que el precio sea rentable para el productor, de manera que pueda con él cubrir los gastos del cultivo y generar un beneficio «razonable».

Si no se tienen en cuenta estas premisas, UAGA ha advertido en un comunicado de que la remolacha, «cultivo estratégico en los últimos años en Álava», se encontrará en un «serio riesgo de desaparición».

Los colectivos ARAG-Asaja, UAGA-Álava, AIRA-Confederación de Remolacha, UCAG y Cooperativa El Cierzo, presentaron el pasado mes de septiembre una contrapropuesta a Azucarera que consiste en 30 euros por tonelada en el caso de que el compromiso con el agricultor sea de un año y de 31 euros para dos campañas, más un complemento que se pagaría si el precio del azúcar en Europa supera los 400 euros por toneladas.

Por su parte, Azucarera ya ha dejado claro hace unos días que no tiene intención de subir el precio de la remolacha, aunque se ha mostrado dispuesta a anticipar parte del complemento vinculado a la evolución del precio del azúcar en previsión de que suba por la caída de la producción en Europa. De hecho prevén, unos ingresos de 3.900 €/hectárea de media para cada agricultor.