La campaña de aceite de oliva 2019-2020 ha arrancado con fuerza al comercializar más de 150.000 toneladas en el mes de octubre, según los datos provisionales de la Agencia de Información y Control Alimentarios (AICA), dependiente del Ministerio de Agricultura, Pesca y Alimentación (MAPA), difundidos por Cooperativas Agro-Alimentarias. Sin embargo, los precios siguen estando muy bajos, según el análisis realizado por UPA Andalucía.

De las 150.040 toneladas vendidas en octubre, Cooperativas Agro-alimentarias estima que cerca del 70% (105.000) se exportó, mientras que el 30% se destinó al mercado nacional.

El ejercicio se estrena, por tanto, batiendo el récord histórico de salidas de un mes de octubre, y supera incluso en un 25% a la campaña 2013-2014, que hasta la fecha ostentaba la mejor cifra de comercialización del inicio de ejercicio con 121.400 toneladas.

En cuanto a la producción, los datos indican que se han molturado 41.997 toneladas, un dato muy superior al de la anterior campaña cuando apenas se alcanzaron las 7.300 toneladas.

EL Gobierno central y la Junta de Andalucía todavía tienen que desarrollar sus respectivas normativas sobre la retirada de aceite de oliva

No obstante, y a la espera de cómo se comporte la meteorología, Cooperativas Agro-alimentarias de Andalucía mantiene sus previsiones de producción en torno a las 900.000 toneladas para Andalucía, por debajo del aforo de la Consejería de Agricultura.

Cooperativas Agro-alimentarias de Andalucía espera que esta la regulación del almacenamiento privado sirva de revulsivo para el sector en esta campaña. No obstante, la federación recuerda que el Gobierno central y la Junta de Andalucía todavía tienen que desarrollar sus respectivas normativas sobre la retirada de aceite de oliva, y espera que las condiciones que se establezcan sean acordes con los objetivos por los que se activó este mecanismo, ya que sólo con una medida adaptada a las demandas del sector se podrán recobrar los beneficios del almacenamiento.

Con respecto al precio, UPA Andalucía lamenta que siga siendo tan bajo y lo califica de ruinoso, sin que permita a los agricultores ni siquiera cubrir los costes de producción.

Desde la organización agraria, van a continuar reclamando medidas que frenen la especulación y los desequilibrios, pidiendo a las administraciones que modifiquen la Ley de Cadena Alimentaria, y que prohíban prácticas comerciales desleales como la venta a pérdidas o el uso del aceite como producto reclamo en las grandes superficies de venta. También es necesario que se establezcan contratos tipo con precios mínimos ligados a los costes de producción, entre agricultores y industria.

Asimismo, desde la organización señalan que el sector productor debe concentrar su oferta y tender hacia la manipulación y comercialización del producto, para quedarse con el valor añadido. Pero, para ello, es imprescindible que las institucionales aporten recursos económicos, materiales y humanos, no solo para contribuir a esa concentración, también para la promoción y la apertura de nuevos mercados del aceite, y para la investigación e innovación en el sector.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here