El ministro de Agricultura, Pesca y Alimentación, Luis Planas, visitó la Comunitat Valenciana y aseguró que la nueva PAC sería «mediterránea», lo que provocó más de un enfado. Posteriormente fue Asturias y vendió que sería la PAC de la Cornisa Cantábrica. Este viernes ha visitado Galicia y  no ha dudado en defender que su agricultura está «en el epicentro de la nueva PAC».

Por eso, ha mostrado este viernes su «voluntad» de contar con las propuestas de Galicia, cuya agricultura, fundamentalmente familiar y formada por pequeñas explotaciones, está «en el epicentro de la nueva PAC», cuyo plan estratégico está elaborando su departamento.

Tras una reunión con el presidente de la Xunta, Alberto Núñez Feijóo, en Santiago de Compostela, el ministro ha expuesto que la nueva PAC en España debe significar que las explotaciones medias deben tener el apoyo de los poderes públicos, ya que «ni las grandes empresas ni los grandes propietarios, con medios propios de financiación, son el objetivo principal».

El ministro ha destacado el mantenimiento de las ayudas asociadas tanto al vacuno destinado a la carne como al lácteo, «algo fundamental» para toda la estructura de población en el rural.

Además, ha incidido en que el diseño de la nueva PAC presenta como «gran novedad» los denominados «ecoesquemas», que priman la conservación medioambiental y la lucha contra el cambio climático y que tendrán una remuneración «específica».

FEIJÓO PIDE INCLUIR LA PREVENCIÓN DE INCENDIOS Y QUE LAS AYUDAS SE MODULEN SEGÚN EL TAMAÑO DE LAS EXPLOTACIONES

«La PAC tiene muchos horizontes, cada uno tiene su visión, pero mi pretensión, complicada y compleja, y que espero conseguir con un paso adelante de todas las comunidades, es lograr un gran plan estratégico de España, que sea el instrumento para la agricultura y la ganadería», ha señalado.

Núñez Feijóo ha comunicado al ministro las reclamaciones de Galicia y de otras comunidades cantábricas, que tienen la «obligación» de defender sus productos y cuyas propuestas pueden ayudar al ministro a resolver el «sudoku» de cómo se repartirán estos fondos.

El presidente gallego le ha parecido bien que la regiñon sea el epicentro de la nueva PAC Y ha dicho que apoya el sistema de ecoesquemas y que el 20 por ciento de ayudas disponibles se destinen a la protección del medioambiente, si bien ha pedido que el Ministerio tenga en cuenta dos propuestas adicionales.

En primer lugar, que se incluya la prevención de incendios y, en segundo lugar, que las ayudas se modulen según el tamaño de las explotaciones.

En cuanto a las partidas del denominado «segundo pilar», el presidente gallego también ha pedido que se valoren el volumen de empleo y la superficie forestal, «dos criterios objetivos», que serán incluidos en un informe que la Xunta enviará al Ministerio elaborado junto a técnicos de las universidades gallegas.

Ambos han coincidido en que la reunión, en la que han participado también los máximos responsables del Ministerio, junto con los conselleiros de Medio Rural y Mar, además del delegado del Gobierno, ha sido «muy grata y productiva».