El ministro de Agricultura, Pesca y Alimentación, Luis Planas, pedirá a Europa que recule en su propuesta para reducir un 50% el uso de fitosanitarios y  pesticidas para buscar una fórmula que logre conseguir una sostenibilidad que sea rentable para las explotaciones agrarias, aunque haya que retrasar su aprobación. Una postura que respalda el sector, pero no su compañera de Gobierno, la ministra Treresa Ribera, ni Unidas Podemos, que ya le ha pedido oficialmente que modifique su postura en relación a este Reglamento.

La Comisión Europea (CE) va a presentar al Consejo de Ministros del próximo 18 de julio la propuesta de reglamento de Uso Sostenible de Productos Fitosanitarios, que establece la obligación de reducir un 50% el uso  de fitosaniatrios y el impacto de estos productos a nivel europeo antes del año 2030.

El ministro, en el Consejo Consultivo de Política Agrícola y Pesquera para Asuntos Comunitarios, ha dejado claro que considera que la propuesta es muy compleja y demasiado prescriptiva, lo que se traducirá en cargas administrativas muy elevadas, tanto para los agricultores como para las autoridades competentes, por lo que será necesario un importante ejercicio de simplificación a lo largo del proceso de discusión.

También entiende que el uso sostenible de los productos fitosanitarios es una necesidad, pero también lo es el abastecimiento de los consumidores. Ha abogado por compatibilizar esa sostenibilidad con la necesaria rentabilidad de las explotaciones. Ha incidido: “Hay que ajustar todos los elementos para conseguir una sostenibilidad que sea rentable”.

PROLONGAR LOS CAMBIOS DE LA PAC Y QUE SE ACLARE PARA QUE EL SECTOR SEPA A QUÉ ATENERSE

Asimismo, en el Consejo de Ministros europeo, España solicitará que la flexibilización de las medidas de la PAC se prolongue más allá de esta campaña, para permitir excepciones como las aplicadas este año en relación con el pago verde, como las relacionadas con las rotaciones y diversificaciones de cultivos.

Planas ha avanzado que los Estados miembros informarán sobre las previsiones de cosecha de cereales y oleaginosas para tomar medidas enfocadas a estabilizar el suministro. Pedirá a la CE que favorezca un entorno comercial abierto y predecible para agilizar los movimientos de materias primas.

Planas considera fundamental contar con información precisa que permita evaluar adecuadamente la situación de la disponibilidad de materias primas alimentarias, para, en su caso, poder adoptar medidas que palíen posibles disrupciones de suministro.