El ministro de Agricultura, Pesca y Alimentación, Luis Planas, cree que hablar de un posible desabastecimiento de carne de pollo en España en los próximos meses es lanzar «profecías que no tienen que ver con la realidad».

En España y en la Unión Europea «no hay problema de desabastecimiento» sino de «incremento de precios» de los insumos, ha indicado durante una entrevista este viernes en el programa «Espejo Público» de Antena 3.

Ha respondido así a una parte de los productores que han avisado estos días de los problemas de abastecimiento que puede haber en otoño si no reciben mejores precios en origen.

Para Planas, «una cosa es luchar por conseguir mejores precios, que es absolutamente legítimo y siempre me coloco al lado de los productores, y otro hacer profecías que no tienen que ver con la realidad».

El ministro ha recordado que la interprofesional del avícola de carne (Avianza) ve improbable que se llegue a esa situación de un posible desabastecimiento de carne de pollo.

HAY UN «MOMENTO COMPLICADO» EN CUANTO A LOS PRECIOS QUE HACE QUE «EL EQUILIBRIO ENTRE EL COSTE DE PRODUCCIÓN Y EL PRECIO SEA MUY INESTABLE»

En su intervención, ha destacado la importancia de aplicar la reformada Ley de la Cadena Alimentaria para que la rentabilidad llegue a todos sus eslabones.

Respecto al encarecimiento de la fruta de temporada, especialmente la sandía y el melón, ha admitido que se está en un «momento complicado» en cuanto a los precios y todo ello hace que «el equilibrio entre el coste de producción y el precio sea muy inestable».

El Gobierno, ha señalado, está haciendo «todo lo que está en su mano» para apoyar a «estos sectores».

Por otro lado, sobre la posibilidad de un nuevo paro en el transporte a nivel nacional, espera que los contactos entre el sector y el Gobierno den sus frutos para evitarlo.

Para Planas, una nueva protesta de ese calado «supondría un perjuicio que no es deseable para nadie».

También ha recordado el trabajo que está desarrollando últimamente la UE para adoptar medidas tendentes a modificar los requisitos de entrada que se exigen a los productos hortofrutícolas para igualarlos con los que cumplen los obtenidos en la UE.

Ha valorado, de hecho, la aprobación reciente, por parte de la Comisión Europea (CE), de una nueva normativa que obligará al tratamiento en frío de los cítricos importados.