El ministro de Agricultura, Pesca y Alimentación, Luis Planas, está abierto a examinar la situación de crisis de rentabilidad en el campo que afecta al sector primario y no excluye ninguna medida u opción que pueda servir para ello, puesto que «hay situaciones urgentes ante las que tenemos que responder».

Así lo ha expresado este jueves en declaraciones a los medios de comunicación tras participar en la inauguración del Foro para el impulso de la Transformación Digital en el Sector Agroalimentario (Datagri) que se celebra hasta el viernes en Lérida.

Cuando ha sido preguntado por si el Gobierno estaría a favor de que se activaran ayudas de «minimis» en el porcino o el lácteo, el ministro ha señalado que el próximo lunes, en el encuentro con todo el sector agroalimentario, se «examinará la situación» sin excluir opciones.

Además, ha recordado que los 27 ministros de Agricultura de la Unión Europea ya han pedido a la Comisión Europea que actué por la carestía de los insumos agrícolas pero Bruselas estima que esa subida es un «repunte que disminuirá de cara a la próxima primavera» y que n está afectando a los consumidores..

«Vamos a ver si se comporta así pero, en todo caso, hay situaciones urgentes que tenemos que responder», ha añadido.

Aunque el «motivo inicial» del encuentro del lunes es debatir la aprobación definitiva de la Ley de la Cadena en el Congreso (prevista para el 2 de diciembre), Planas ha admitido que es una «persona de diálogo» por lo que «no excluyo que cualquier otro tema no puede ser objeto de consideración», como la crisis de rentabilidad en el campo.

Los horticultores que el miércoles se concentraron frente a la sede de su Ministerio pidieron medidas urgentes, como rebajas fiscales o la reducción del IVA en los insumos.

En ese sentido, el ministro ha recordado que el «compromiso» fiscal del Gobierno con el sector es «muy claro» a través de las rebajas en los módulos del IRPF o el compromiso para bonificar el gasóleo profesional hasta final de la legislatura.