Más de 500 horticultores, principalmente almerienses pero también aragoneses, se han concentrado frente a la sede del Ministerio de Agricultura, Pesca y Alimentación para pedir medidas urgentes ante la subida de los costes de producción que les sitúa “al borde del abismo”, según han apuntado las organizaciones cnvocantes UPA, COAG, Asaja y Coexphal.

Los concentrados, también llegados de otros puntos de la geografía española como La Rioja o Aragón, han hecho sonar silbatos mientras exhibían pancartas en las que se leía que los costes de producción les “ahogan” y “sin rentabilidad, no hay futuro para las frutas y las hortalizas”.

El presidente de Asaja Almería, Antonio José Navarro, ha indicado a los medios de comunicación que producir ahora una hectárea de hortaliza en su provincia cuesta “7.700 euros más que hace un año”.

RECLAMAN UN PARO AGRARIO NACIONAL DE TODOS LOS SECTORES AGRÍCOLAS Y GANADEROS

Por eso, no duda en que “muchos horticultores se quedarán por el camino” y, “además, cada vez se incorpora menos gente a la agricultura”.

Ha pedido al Ministerio que les “escuche” y apruebe medidas “urgentes” porque “el campo se muere”.

El secretario provincial de COAG Almería y responsable del sector hortofrutícola a nivel nacional, Andrés Góngora, ha reclamado que las movilizaciones deriven en “un paro agrario nacional” en “todos” los sectores agrícolas y ganaderos.

Ve necesario seguir con la “unidad de acción” para que el sector primario “sea respetado”.

Góngora ha asegurado que el ministro de Agricultura, Pesca y Alimentación, Luis Planas, “sigue sin dar la talla” y “sin enterarse de que la base para que la agricultura funcione es que haya precios justos en origen”.

LOS AGRICULTORES ESTÉN TRABAJANDO A PÉRDIDAS: PRODUCIR UN KILO DE TOMATE CUESTA ENTRE 75 Y 80 CÉNTIMOS Y LO PAGAN A 55 CÉNTIMOS

Por su parte, el secretario de UPA Andalucía, Cristóbal Cano, considera necesario que el Gobierno apruebe medidas fiscales como la reducción del IVA que se aplica a los insumos agrícolas del 21 al 10%; o una tarificación energética específica.

También es esencial, bajo su punto de vista, que se cumpla la Ley de la Cadena, que se aprobará definitivamente la semana próxima en el Congreso.

Ha lamentado que los horticultores estén trabajando a pérdidas y ha puesto como ejemplo que producir un kilo de tomate cuesta entre “75 y 80 céntimos” y lo pagan a “55 céntimos”.

El gerente de la Asociación de Organizaciones de Productores de Frutas y Hortalizas de Almería (Coexphal), Luis Miguel Fernández, ha lamentado que el sector “no esté siendo capaz de trasladar los costes al precio final” del alimento.

Mientras tanto, “otros países importadores, ofrecen el mismo precio que otros años porque soportan menos costes. Por eso, el sector hortofrutícola español está sufriendo esta campaña, “más si cabe, la competencia desleal”.

En apoyo de los orticultores manifestantes ha acudido la vicesecretaria de Sectorial del Partido Popular, Elvira Rodríguez, que ha pedido al Gobierno que les conceda ayudas para atenuar los costes del combustible, la energía y los fertilizantes.

Rodríguez ha criticado que el Ejecutivo haya negociado una Política Agraria Común (PAC) “que perjudica al campo español” y ha considerado que los agricultores merecen “otra respuesta”, después de que hayan trabajado durante la pandemia para que no faltasen productos frescos y “ahora se les da la espalda”.

Los productores están ahora pendientes de la reunión que el ministro Luis Planas mantendrá con todo el sector agroalimentario el próximo lunes pero han advertido de que las movilizaciones continuarán más allá de esa fecha.

La protesta, de los horticultores se suma a otros actos reivindicativos que se vienen produciendo en las últimas semanas por distintos colectivos del campo, como los de los productores de leche que se han manifestado ante distintas industrias lácteas para reclamar un precio justo en origen para la leche.