El ministro de Agricultura, Pesca y Alimentación, Luis Planas, ha enviado a cada consejero del ramo de todas las comunidades autónomas una carta en la que les participa la aprobación del Plan Estratégico de la Política Agrícola Común (Pepac) 2023/27 de España y les agradece su trabajo en el mismo. La primera respuesta ha sido la de Andalucía, que le ha reclamado el aplazamiento inmediato de los ecoesquemas.

En la misiva, a la que ha tenido acceso Efeagro, Planas considera «una gran noticia» la aprobación del Pepac por parte de la Comisión Europea el pasado 31 de agosto, ya que permitirá a los agricultores «conocer con suficiente antelación los requisitos que serán de aplicación para acceder a cada tipo de ayudas» y pide para ello a los consejeros un esfuerzo en su difusión.

«Todas ellas (las ayudas) podrán comenzar a gestionarse, sin retrasos, desde el primer día del nuevo periodo, tanto para las intervenciones del primer pilar de la Política Agrícola Común (PAC) como las del segundo pilar», indica.

El ministro destaca que, por primera vez, las intervenciones del segundo pilar se han aprobado todas al mismo tiempo y de forma conjunta para todas las comunidades autónomas, con el consiguiente ahorro del esfuerzo administrativo en lo relativo a sus competencias.

En la carta, Planas pide a cada consejero que su equipo de trabajo mantenga «el espíritu de cooperación» durante todo el periodo 2023/27 con el fin de realizar el seguimiento, análisis y evaluación de las necesidades del nuevo periodo de la PAC en España.

ANDALUCÍA RECLAMA EL APLAZAMIENTO INMEDIATO DE LOS ECOESQUEMAS

Por su parte, la consejera andaluza de Agricultura, Pesca, Agua y Desarrollo Rural, Carmen Crespo, ha explicado que Andalucía va a pedir «al Gobierno de España el aplazamiento inmediato de la entrada en vigor de los ecoesquemas de la futura PAC, puesto que éstos, tal y como están definidos, suponen un gasto más para nuestros agricultores y ganaderos en unos momentos de crisis».

A este respecto, Crespo ha comentado que «vamos a seguir insistiendo en las alegaciones que, de forma conjunta con el sector agrícola, presentamos ante el Gobierno de España para evitar que la principal región perceptora de la PAC, Andalucía, pierda más de 500 millones de euros de la Política Agraria Común, convirtiéndose en un problema más a los ya existente en el sector».

Para la consejera la Política Agraria Común «no puede ser un limitante» sino que «tiene que ser una oportunidad en estos momentos de subida de costes de producción y de sequía para los agricultores y ganaderos andaluces». Y es lo que va a «seguir defendiendo desde Andalucía donde hemos sido proactivos en las negociaciones, aportando propuestas para lograr una PAC justa para todos y, sobre todo, para esta tierra que concentra el 33% de los perceptores de estas importantes ayudas que han demostrado que ayudan a avanzar hacia una agricultura más competitiva y a fijar el territorio en el mundo rural» enfatizó la consejera.

De ahí que Crespo haya adelantado que «Andalucía volverá a exigir que se atienda las alegaciones de Andalucía en el seno de la próxima Conferencia Sectorial prevista para este mes de septiembre y que se acuerde, de forma urgente, la paralización de la entrada en vigor de la PAC, así como una batería urgente de medidas con una bajada de impuestos que ayuden a paliar los elevados costes de producción que, en este inicio de campaña, está sufriendo el sector por la sequía y la guerra de Ucrania.