La empresa Pistacyl ha incrementado en un 50 por ciento el volumen de producción del pistacho recogido en Castilla y León a lo largo de la campaña 2022. En total, la empresa ha cerrado la temporada con más de 27.000 kilos de pistacho seco que, además, presenta una buena calidad tanto en tamaño como en sus características organolépticas, debido a las favorables condiciones meteorológicas registradas a lo largo de este invierno y primavera y, especialmente, a las innovaciones que ha introducido Pistacyl en los métodos de cultivo de sus pistacheros desde sus orígenes.

De este modo, Pistacyl se sigue consolidando como la principal productora de pistacho de Castilla y León y pionera en el cultivo de este fruto seco en la Comunidad, actividad que inició en el año 2008 con una primera plantación de 80 árboles en media hectárea de terreno en Moraleja de las Panaderas (Valladolid).

La empresa, que pertenece a Grupo Pistacyl, dispone en la actualidad de 53 hectáreas con más de 12.000 árboles pistacheros distribuidos en varias fincas situadas en las localidades vallisoletanas de Pozal de Gallinas, Moraleja de las Panaderas y Fresno el Viejo, y su objetivo es seguir ampliando la superficie de cultivo en próximos ejercicios.

HA PUESTO EN MARCHA UN SERVICIO DE ASESORAMIENTO ALTAMENTE ESPECIALIZADO SOBRE LA PRODUCCIÓN DEL PISTACHO

Pistacyl es también la primera empresa en comercialización y producción del pistacho al natural, sin ningún tipo de tueste, sal o cualquier otro añadido, conservando así todas sus propiedades nutricionales.

En este año 2022 inició la exportación de este fruto seco a Irlanda, Francia, Portugal e Italia y estableció también los primeros contactos comerciales para poder vender su pistacho en Japón y en otros mercados exteriores. Su previsión es llegar a exportar el 50 por ciento de su producción, principalmente a Europa.

Con el objetivo de mejorar el método de cultivo y la calidad de su pistacho, Pistacyl ha venido apostando desde sus orígenes por la I+D, desarrollando hasta la fecha 7 proyectos de investigación con organismos como el CDTI, ITACYL, la Universidad de Valladolid y la Diputación de Valladolid, encaminados a optimizar los recursos hídricos necesarios para su producción a través del uso de nuevas tecnologías y a desarrollar nuevos productos derivados de este fruto seco, como son el aceite, la harina y la pasta de pistacho.

Toda esta gran experiencia y conocimientos han permitido a Pistacyl poner en marcha un Servicio de Asesoramiento altamente especializado sobre la producción del pistacho y que abarca la fase de plantación del árbol, selección de la variedad y proceso de cultivo de este fruto seco, el mantenimiento de la explotación y la recogida de la cosecha.