La vendimia ha comenzado en Castilla-La Mancha con la recolección de variedades tempranas como Chardonnay, Sauvignon Blanc y Moscatel, y ASAJA de Ciudad Real hace un llamamiento a los viticultores de la región, pidiéndoles unidad de acción para no vender la uva por debajo de costes de producción. Por eso, Asaja anima a las cooperativas a ser valientes y defender en el mercado un precio acorde con los costes de producción de las uvas de los agricultores y la transformación de la uva y la elaboración del vino en sus instalaciones.

La organización agraria está convencida de la repercusión positiva que esto tendría en el precio de la uva que después percibirán los viticultores cooperativistas, dado que el mundo cooperativo supone más del 70% de la producción de la uva de los agricultores en la región.

En esta misma línea, insta al sector industrial a comprar la uva bajo un contrato en el que se refleje el precio de la misma, sin que sea establecido de forma unilateral, sino de forma consensuada con el sector productor, tal y como exige la Ley de la Cadena Alimentaria. De esta manera, la organización agraria pretende evitar a toda costa que los viticultores no superen el umbral de rentabilidad, encontrándose con una situación de precios ruinosos, tal y como han venido soportando en los últimos años.

Asaja advierte que hay viticultores que en este inicio de campaña están viéndose obligados a firmar contratos para vender la uva por debajo de costes pero con una cláusula engañosa, que dice que “el precio pactado, según declara el vendedor, cubre el coste efectivo de producción de la uva objeto”. La organización agraria considera que “es vergonzoso y la Agencia de Información y Control Alimentario (AICA) tiene que intervenir en los modelos de los contratos”. Asaja insta al organismo a que actúe de inmediato para que desaparezca esta cláusula “totalmente abusiva para el productor y que atenta contra la Ley de la Cadena, sobre todo cuando los precios son ruinosos y no son pactados, sino impuestos por el propio industrial”.

Asaja estará velando por el cumplimiento de la Ley de la Cadena y denunciará ante la AICA cualquier fraude. Asimismo, anima a los operadores que detecten incumplimientos de la Ley a que pongan las correspondientes denuncias por suponer un grave perjuicio para todo el sector vitivinícola.

Asimismo, Asaja exige a los agentes competentes, control ante la posible entrada irregular de uva de otras regiones con sobreproducción. Un hecho que podría abaratar los precios en Castilla-La Mancha, tergiversando la realidad actual del sector vitivinícola que, este año, se presenta con vientos a favor de los productores.

COSTES DE PRODUCCIÓN

Del estudio que la organización agraria a nivel regional hizo el año pasado, se desprendían los siguientes costes de producción de la uva:

  SECANO REGADÍO
 

BLANCAS

 

Airén

0,2328 DO La Mancha

0,3428 DO Valdepeñas

0,2028 sin DO ni IGP

0,2085 DO La Mancha

0,3388 DO Valdepeñas

0,155 sin DO ni IGP

 

TINTAS

 

Tempranillo

0,305 DO La Mancha

0,40 DO Valdepeñas

0,30 sin DO ni IGP

0,228 DO La Mancha

0,37 DO Valdepeñas

0,221 sin DO ni IGP

*Costes de producción en euros/kilogrado

La organización agraria insiste en que en caso de pagar a este precio o por debajo, se estaría incumpliendo la Ley. Asaja considera que los precios deben estar este año entre un 20 y un 30% más altos, dada la coyuntura actual del mercado.