El mejor queso de Cabrales del año ha sido subastado por 30.000 euros, una cifra nunca alcanzada en las 51 ediciones que viene celebrándose el certamen dedicado al queso más reconocido de Asturias y que durante meses madura en cuevas de los Picos de Europa.

Con el precio pagado por el restaurante Llagar de Colloto, de Oviedo, el Cabrales no tendrá problemas para mantenerse en el Guinnes World Records como el queso más caro de cuantos se han subastado en el mundo este año.

Esta conocida variedad de queso asturiano está en posesión de este récord desde 2018, aunque en esta subasta se ha visto superado en 9.500 euros el máximo hasta ahora pagado en la tradicional puja que el último domingo de agosto se lleva a cabo en Arenas de Cabrales.

En esta ocasión, ha sido un pieza elaborada por la quesería Los Puertos, de Poo de Cabrales, la que seleccionada por el jurado como mejor queso de Cabrales de los quince productores que participaron en el concurso y que fue objeto de la posterior subasta.

La puja por hacerse con este queso comenzó pasadas las 14:00 horas con la participación de nueve establecimientos hosteleros de Asturias y Madrid, entre los que se encontraba el Llagar de Colloto, que ya se hizo con el Mejor Queso Cabrales de las tres últimas ediciones.

En 2018, este restaurante pagó 14.300 euros por la pieza ganadora del concurso y se hizo con el primer Guinness World Record al queso más caro del mundo en subasta, cifra que un año más tarde batió de nuevo al pagar 20.500 euros, hasta ahora el techo de la subasta.

El año pasado, tras dos años de pandemia en los que no se celebró el certamen, el Llagar de Colloto desembolsó 17.000 euros por la pieza ganadora, cantidad que hoy superado en 13.000, al ofertar finalmente 30.000 euros.

El Cabrales es un queso natural elaborado artesanalmente con leche cruda de vaca o mezcla de dos o tres clases -vaca oveja y cabra- que se madura en cuevas naturales de los Picos de Europa entre dos y cuatro meses en unas condiciones de humedad que favorecen el desarrollo de mohos del tipo penicillium, que le aporta sus características vetas y manchas de color azul verdoso.

El sabor es levemente picante, más acusado cuando está elaborado con leche de cabra y oveja pura o en mezcla procedente de ganaderías registradas de la zona de producción, el concejo de Cabrales y tres localidades del vecino municipio de Peñamellera Alta, en pleno parque nacional de Picos.

El Cabrales se encuentra amparado por la Denominación de Origen Protegida (DOP) desde 1981 y es el más internacional y conocido de los más de 300 referencias queseras que hay en Asturias, una de las regiones europeas con más variedad de quesos.