Un ataque de zorros acabó con la vida de un ternero recién parido el pasado fin de semana en una finca de la localidad de Aldea del Obispo. Según ha podido saber ASAJA Salamanca, los hechos ocurrieron el pasado domingo, 1 de marzo, en una explotación de 35 vacas.

La organización agraria señala en una nota de prensa que cuando el ganadero acudió a la finca, los zorros habían devorado la lengua al animal recién parido que, además, presentaba signos de mordeduras en el hocico. La presencia del propietario de la explotación evitó un segundo ataque de animales salvajes, pues los buitres acudieron a las inmediaciones de la finca tras el ataque inicial de los zorros.

Se trata del segundo suceso de estas características que se produce en la provincia salmantina en menos de un mes, pues el pasado 6 de febrero los zorros mataron a otro ternero y dejaron malherida a la reproductora en otra explotación de Ciudad Rodrigo. Ante estos hechos, los ganaderos de la comarca temen que este tipo de ataques puedan generalizarse, poniendo en peligro la viabilidad de las explotaciones ganaderas.

La comarca mirobrigense ha sufrido varios ataques de fauna silvestre en los últimos dos meses. Hace poco más de mes y medio, los buitres devoraron a un becerro vivo, pero, al igual que ocurre con los ataques de los zorros, los ataques de buitres no tienen compensación alguna por parte de las administraciones.

Ante esta situación, ASAJA Salamanca insta a la Administración regioal a que establezca un protocolo de control y compensación económica para los ganaderos afectados por todos los ataques de animales silvestres y que no se centre solo en los ataques de los lobos.