El mercado mayorista de los cereales registró la semana pasada una nueva subida de los precios medios del trigo blando, el maíz y la cebada, y una recuperación de la cotización de hasta el trigo duro, la única que había visto cómo su precio bajaba en el arraqnue el año tras un 2019 donde se incrementó hasta un 24%.

Así lo recogen los datos difundidos este martes por la Asociación de Comercio de Cereales y Oleaginosas de España (Accoe), relativos a la segunda semana de 2020 (del 6 al 12 de enero), que también vuelven a reflejar un incremento del precio de la cebada de malta.

El precio medio mayorista del trigo blando se situó en 203,15 euros/tonelada, lo que supone un repunte del 1,02 % respecto a la semana anterior.

En cuanto a la cebada, el precio medio alcanzó 183,41 euros/tonelada, un 0,92 % superior al de la primera semana de 2020.

Para el maíz, el precio medio mayorista ascendió a 182,17 euros/tonelada, un +1,08 % en comparación a la semana precedente.

Los incrementos afectan incluso hasta el trigo duro, el precio medio apuntó también una ligera subida del 0,57 % tras alcanzar 253,60 euros/tonelada y frenar la caída que había sufrido la semana anterior.

Los mayoristas marcaron un nuevo alza de la cebada de malta, con 191,20 euros/tonelada, tras aumentar un 0,21 % frente a la semana precedente.

Respecto a la situación del mercado de proteínas y coproductos, el precio medio del girasol sube un 8,70 % desde la primera semana de enero, cuando tuvo una cotización de 235,00 euros/t, y el de la soja, un +1,79 % (335 euros/t).

El precio medio de la cascarilla se incrementó un 6,92 % frente al precio de 159 euros/t de la primera semana de enero; el de la pulpa se mantuvo estable a 190 euros/t, al igual que el de la colza, que repitió a 235 euros/t.