El mercado mayorista de cereales finaliza 2019 con un fuerte incremento en el precio medio del trigo duro, de casi un 24 % respecto al año anterior (en gran medida a la caída de la producción mundial), y con el abaratamiento del trigo blando, el maíz y la cebada.

Así lo muestran los datos difundidos este lunes 30 por la Asociación de Comercio de Cereales y Oleaginosas de España (Accoe), relativos a la semana 52 (23 al 30 de diciembre), que también reflejan un nuevo encarecimiento de las principales semillas oleaginosas, especialmente de la soja, cuyo precio subió este año un 3,3 % frente a 2018.

Por cereales, el trigo blando finalizó el ejercicio con una cotización media de 200,32 euros/tonelada, lo que supone un repunte del 0,20 % en comparación a la semana anterior, pero una caída acumulada del 0,84 % desde enero.

En cuanto a la cebada, aunque finalizó el año con un leve repunte del 0,05 % respecto a la semana anterior -tras situarse a 181,41 euros/tonelada-, ha descendido un 5,40 % en comparación interanual.

Para el maíz, el precio medio mayorista quedó en la última semana del año a 179,74 euros/tonelada, un+0,13 % frente a la precedente, pero una pérdida acumulada del 1,10%.

Respecto al trigo duro, uno de los cereales que más se ha revalorizado este año con una subida del 24 %, el precio medio se mantuvo estable respecto a la semana anterior, en 253,50 euros/tonelada.

Los mayoristas repitieron cotización media para la cebada de malta, en 189,20 euros/tonelada.

En el segmento de proteínas y subproductos, la soja cerró 2019 con un precio medio de 330 euros/tonelada, un +3,33 % respecto al inicio del año; la colza, a 254 euros/t (-8,66%); y la pulpa, a 190 euros/tonelada (-10,38 %).

Por su parte, la cascarilla retrocedió un 22,05 % respecto al inicio del año (195 euros/tonelada), mientras que la cotización media de la pipa de girasol se ha elevado un 7,25 % hasta 370 euros/tonelada en el acumulado anual.