Los mensajes que se mandan desde el sector son muy claros. La próxima campaña “la cosecha puede hundirse un 40% y la situación de los olivos es crítica”. Sin embargo, nada hace moverse a los mercados que siguen sin lograr mover los precios del aceite al alza y se mantienen estancados.

Según fuentes de Oleoestepa, la oferta es amplia, pero “las fábricas tienen que reponer tras la vuelta de las vacaciones”, de modo que la oferta y la demanda están equilibradas. Más o menos lo que sucedió la semana pasada, cuando el regreso de las vacaciones provocó una mayor actividad comercial en el mercado del aceite de oliva, al recuperarse los movimientos en la industria y almazaras pero sin lograr mover los precios.

Teniendo en cuenta este panorama, los lampantes han repetido a 2.050 euros por tonelada, según estas mismas fuentes; los aceites vírgenes se han pagado a partir de 2.150 euros; y los vírgenes extra a 2.400 euros por tonelada.

Por su parte, el Sistema de Información de Precios en Origen del Aceite de Oliva de la Fundación del Olivar, (Poolred), ha mantenido esta semana sin variación alguna la cotización media de los lampantes (2.029 euros/tonelada). Sí ha anotado ligeras subidas en los aceites virgen (de media se situaron en 2.080 euros/tonelada) y virgen extra (cotizaron a 2.296 euros de media).

Finalmente, el último Informe semanal de Coyuntura del Ministerio de Agricultura, Pesca y Alimentación en la semana 35, que va del 26 de agosto al 1 de septiembre, recoge incrementos en las cotizaciones semanales de los aceites de oliva de mejor calidad. El aceite virgen extra incrementa su precio un 040%, el aceite virgen un 0,51%, el aceite lampante 0,20% y el aceite de oliva refinado un 0,08%. Por su parte, los aceites de orujo crudo y refinado permanecen estables y el precio del aceite de girasol refinado desciende un (-1,04%).

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here