El final de agosto y, en muchas maneras, de las vacaciones estivales ha sido de mayor actividad comercial en el mercado del aceite de oliva, al recuperarse los movimientos en la industria y almazaras. Sin embargo, parece que todos estos cambios no han afectado a los precios, que siguen estabilizados una semana más.

De hecho, fuentes de Oleoestepa dejan claro que todas las operaciones que se cerraron en estos siete últimos días lo fueron con repeticiones de cotizaciones.  Así, el aceite de oliva virgen extra lo hizo en 2.400 euros por tonelada, el aceite virgen a 2.150 euros y el lampante a 2.050 euros por tonelada.

Mientras que el Sistema Poolred, de la Fundación del Olivar (Poolred), recoge por su parte ligeras subidas en todas las calidades, aunque a penas significativas, pese a haber mayor actividad comercial.

Según este Sistema, los precios de los aceites de oliva virgen extra se situaron en una media de 2.227 euros, frente a los 2.200 euros de la semana anterior, los vírgenes en 2.072 euros (frente a los 2.049 euros de la semana anterior) y los lampantes en 2.029 euros por tonelada (a 2.016 euros, la anterior).

Finalmente, cabe destacar que el último Informe semanal de Coyuntura del Ministerio de Agricultura, Pesca y Alimentación en la semana 34, que va del 19 al 25 de agosto, se anotaron descensos en las cotizaciones semanales de los aceites de oliva de mejor calidad, el aceite virgen extra desciende un -0,95%, el aceite virgen un -0,61% y el aceite lampante (-0,34%).

El aceite de oliva refinado y los aceites de orujo crudo y refinado permanecen estables, mientras que el precio del aceite de girasol refinado también desciende un -0,49%.

Respecto al sector, aunque sigue haber consenso y unidad, las organizaciones agrarias UPA y COAG continuarán con la hoja de ruta establecida y ya han convocado una nueva manifestación, esta vez en Madrid, para la segunda quincena de septiembre.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here