Unión de Uniones de Agricultores y Ganaderos, tras consultar con diversos técnicos de las zonas productoras de aceite de oliva, estima que la cosecha se puede ver reducida con respecto al pasado año en más de un 40%. Asimismo, advierte de que aunque los precios en origen se han incrmentado entre el 15 y el 20% respecto a las cifras de 2020/21, no lo hacen en la misma medida que los costes de producción, que han subido de media el 30%.

Unión de Uniones apunta a las elevadas temperaturas y olas de calor, bajas precipitaciones, especialmente en las cuencas del Guadiana y Guadalquivir, como las principales causas de esta reducción, a lo que se le suma una disminución radical de las reservas hidráulicas y unos elevados índices de sequía agudizados en el mediterráneo occidental de manera especial.

En este sentido, Unión de Uniones resalta que las primeras estimaciones en esta Andalucía, principal productor del mundo, apuntan a una cosecha de en torno a 700.000 toneladas frente a 1.151.394 t. de la temporada anterior. En todo el Estado se apunta a una producción por debajo del millón de toneladas (918.000 toneladas frente a casi 1,5 millones de toneladas producidas en 2021/22).

Esta reducción de cosecha es muy superior en otras zonas productoras como Murcia, Valencia con mermas de cosecha de hasta el 85%, Extremadura con una previsión de disminución del 70%, Cataluña con reducciones de en torno al 50%; en definitiva, una cosecha prevista desastrosa derivada de las condiciones climatológicas que a partir del mes de junio afectaron a la floración y cuajado de la oliva.

La organización destaca que, teniendo en cuenta el contexto de altos costes de producción que se están dando, a muchos agricultores no les compensa la recogida de la aceituna.

AUMENTAN LOS PRECIOS, PERO NO EN LA MISMA MEDIDA QUE LOS COSTES DE PRODUCCIÓN

Las cifras comercializadas superan la media de las cuatro campañas anteriores, con un promedio de 1.394.400 toneladas, marcado por un fuerte incremento del mercado interior, 13 % más que en la campaña anterior, y del 4 % en las exportaciones. Este escenario deriva unas existencias que superan en un +9% la campaña anterior, pero se mantiene por debajo de las existencias medias de las cuatro campañas anteriores.

Unión de Uniones, de acuerdo a los datos analizados, señala que se registran incrementos en todas las categorías en el periodo analizado (semana 33/2022: 15 al 21 de agosto) y referidos al aceite de oliva virgen, virgen, lampante y refinado que se sitúan en torno a los 370,78 €/100 kg para el virgen extra o los 349,71 €/100 kg.

Se trata de incrementos de precios que se sitúan en una banda de entre el 15 y el 20 % respecto a las cifras de 2020/21 que, sin embargo, no lo hacen en la misma medida que los costes de producción que se han visto incrementados en un 30% en el último año y que tiene previsto que sigan aumentando según va avanzando la campaña.

Por lo que respecta al escenario internacional  Unión de Uniones se muestra satisfecha ya que  los precios son superiores respecto a los principales países productores, Grecia y Túnez, pero en la categoría de) aceite de oliva virgen extra, el italiano sería casi un 18 % superior.

LA CAMPAÑA DE ACEITUNA DE MESA SE REDUCE ENTRE EL 24% Y EL 34% RESPECTO AL AÑO PASADO

En cuanto a la previsión de aceituna de mesa, Unión de Uniones prevé una merma productiva respecto a la campaña pasada, debido al agotamiento del cultivo derivado de la elevada cosecha pasada y a las consecuencias del grave déficit hídrico acumulado.

ctivaAsimismo a esto hay que sumarle  el incremento de los costes de la recolección manual y la falta de mano de obra, que hace inviable la recogida de la aceituna en muchas explotaciones de baja productividad.

Según ha podido comprobar Unión de Uniones, las estimaciones apuntan a una producción que en el escenario más negativo puede alcanzar las 436.000 toneladas o bien llegar a las 500.000 toneladas a nivel nacional, lo que supondría una reducción de entre el 34% y el 24 % menos respecto a la campaña 2021/22, donde se alcanzó una cosecha de 659.000 toneladas de aceitunas de mesa. Por otra parte, los datos señalan que el stock de enlace de la campaña actual, se sitúa en torno a las 400.000 toneladas, lo que puede permitir menos tensiones comerciales y desequilibrios ante el previsible descenso de la cosecha.