Los viticultores del Marco de Jerez ha advertido que o se recuperan los precios de la uva, que actualmente está en lo mismos niveles de hace casi veinte años, y se valora la calidad de la uva o el sector va a acabar desapareciendo. Y avisan de que esto no es un problema solo de los viticultores «sino de toda la Denominación de Origen, porque si el Marco de Jerez se muere se muere también la propia DO», según han señalado los secretarios generales de COAG y Asaja Cádiz, Miguel Blanco y Luis Ramírez, respectivamente.

Las dos organizaciones agrarias, que han valorado su unidad de acción, insisten en que está abiertas a tender la mano para buscar un acuerdo, pero no ocultan que están «ante un momento histórico y trascendental para poner en valor nuestro producto. Hay que poner en valor el viñedo y acabar con esa filosofía de muchas bodegas que consideran a la uva solo como una materia prima que cuanto más barata sea, mejor. Hay que valorar la uva, el mosto y, por supuesto el vino de Jerez. No es de recibo que se una botella del Marco cueste sobre los 4 euros, como cualquier vino sin DO porque se está desprestigiando a nuestros vinos y a nuestros viticultores», ha señalado el dirigente jerezano Luis Ramírez.

Por su parte, Miguel Blanco ha destacado que «no se trata de un problema del viñedo, sino de la propia  Denominación. hay que hacer una reflexión muy seria sobre todo el Marco de Jerez, porque nos jugamos nuestro futuro. Basar el precio de la uva en función del precio en los lineales no es justo. Y esto tiene arreglo con un esfuerzo moderado por parte de las bodegas»

NI UN JOVEN SE HA ACOGIDO A LAS AYUDAS PARA INTERGRARSE EN EL VIÑEDO Y PLANTEARÁN CREAR UNA INTERPROFESIONAL 

Asimismo, tanto Asaja como COAG han recordado que se está pagando actualmente a 39 céntimos, cuando en 202 u estudio sobre el coste de la viña era de 47 a 53 céntimos. «Cobramos lo mismo que hace casi 20 años cuando en este tiempo los costes, sobre todo laborales, han crecido y no se cubren ya los costes». En este sentido, han recordado que el precio de la uva debería estar sobre los 60 céntimos «porque hay que vivir, ganar algo y reinvertir en el propio viñedo, porque si no el Marco de Jerez se muere».

Por eso, han planteado que una solución sería la creación de una Interprofesional del Viñedo, que llevará a debate en Pleno del Consejo Regulador de este martes, de la misma manera que se está haciendo en otras Denominaciones de Origen, como La Rioja, «porque o hacemos algo o, como está pasando ahora, poco a poco el viñedo irá desapareciendo para dar paso a nuevos olivares o almendros que tienen una rentabilidad». Asimismo, creen que las bodegas también debería pagar en función de la calidad de la uva y no pagar en función de unos mínimos, sino saber valorarla.

Por esto también han incidido en que está situación está acabando con el relevo generacional. De hecho, en las ayudas de la Junta andaluza a la incorporación de jóvenes no se ha solicitado ninguna propuesta para el viñedo. «Hay una generación que ya está acabando su ciclo por edad y que está cambiando de cultivo o vendiendo sus tierras sin que nadie venga por detrás. Y sin relevo generacional la que se va es la propia Denominación de Origen».