Este fin de semana desaparecerán de los lineales de los supermercados marcas como Larsa, President, Ram o Puleva. Las cadenas de supermercados han pactado con Unións Agrarias (UUAA) retirar los brics de leche de los dos mayores grupos lácteos que operan en Galicia, Lactalis y Capsa, por el bajo precio que pagan a los ganaderos.

Los productores llevan varias semanas protestando contra las dos compañías debido a que el aumento de precio que aplicó la distribución en los establecimientos, es decir, lo que se paga en el supermercado por el producto, no ha repercutido en los ganaderos a los que recogen la leche, unos 2.200 productores en la comunidad. Según los datos de la Xunta, recogen cerca del 35% de la leche que produce Galicia.

Ahora, Uniones Agrarias, después de varias rondas de reuniones mantenidas a lo largo de los últimos días las grandes compañías de distribución, han logrado que entiendan que la actitud de estas dos industrias es completamente insolidaria. Así, desaparecerán de las grandes superficies por unos días los bricks de las marcas Larsa, President, Puleva, Ram, etc.

Uniones Agrarias están manteniendo una línea de acciones sindical enfocada a señalar a las empresas que no permiten a los productores trasladar al precio leche en origen parte de los brutales costes de producción que están sufriendo las explotaciones. Para la organización no cabe otra estrategia tras lograr que la distribución había aceptado incrementar el precio de venta al público y que luego esa subida no se trasladara a los ganaderos.

Para UUAA, Capsa y Lactalis son por el lugar que ocupan en la FENIL y en la Interprofesional Láctea (Inlac), así como por el importantísimo volumen de recogida que representan en Galicia, «las principales culpables de la nula rentabilidad de las granjas lácteas a pesar de las grandes ganancias que están obteniendo por la comercialización de productos industriales». Las concentraciones llevadas a cabo en Vilalba y Outeiro de Rei, supusieron un primer escalón en la escalada de un calendario de actuaciones cada vez mas contundente para revertir una situación en la que los ganaderos de leche, según el Estudio de la cadena de valor de la leche del Ministerio de Agricultura, están pagando un 26% mas por los cuestes de producción. Esta situación da como resultado, que se de media este año una granja cobró por la leche 33,30 cts/ l, resulta prácticamente imposible poder mantener la actividad.