La Federación Nacional de Comunidades de Regantes (Fenacore) ha mostrado su respaldo a las movilizaciones de los agricultores y ganaderos estos días por los problemas de rentabilidad del sector y la necesidad de «dignificar» la actividad, especialmente la producción en regadío.

En una entrevista con Efeagro, el presidente de Fenacore, Andrés del Campo, expresa el «apoyo total» a las manifestaciones convocadas por las organizaciones Asaja, COAG y UPA, en las que la federación está presente, ya que agrupa a comunidades de regantes y a agricultores que utilizan en común instalaciones de riego.

Del Campo coincide con los argumentos de las movilizaciones para dignificar el sector, respecto al incremento «sensible» de los costes y al estancamiento de los precios que percibe el productor por sus cosechas, que son «los mismos que en los años 80 y 90» y «es inconcebible, en ninguna otra actividad económica se trabajaría con precios de hace 30 años».

Cometencia ya ha avisado que la tarifa eléctrica (según las horas punta o valle)  en la práctica encarecerá la factura energética

Además, considera que el Gobierno debe «dignificar» la labor de los regantes, porque su imagen se ha deteriorado mucho y en la opinión pública a veces se habla de un agricultor como alguien que «contamina y despilfarra» sin contar a qué se dedica.

Como ejemplo de encarecimiento de costes, resalta la circular de la Comisión Nacional de los Mercados y la Competencia (CNMC) publicada en enero, que altera la tarifa eléctrica (según las horas punta o valle) y en la práctica encarecerá la factura energética.

Según Del Campo, esta norma que entrará en vigor en noviembre alarma a los regantes y frenará la producción de energías renovables para autoconsumo.

Fenacore menciona estas cuestiones en una carta remitida al presidente del Gobierno, Pedro Sánchez para reclamar un Plan Hidrológico e infraestructuras que ayuden a dignificar al sector.

En la misiva, Fenacore solicita un nuevo Plan Hidrológico Nacional o un plan de infraestructuras hídricas, con el fin de modernizar las infraestructuras de riego, reforzar al ahorro de agua y combatir el cambio climático.

Para Del Campo, las inversiones hidráulicas cobran más importancia ante la situación climática actual, con inundaciones como las del reciente temporal Gloria o los previsibles períodos más extensos de sequía, que requerirán almacenar agua.

«Los embalses, los trasvases (de agua sobrante) y la modernización de regadíos son más necesarios que nunca como herramientas para combatir irregularidades climatológicas», según el responsable de Fenacore.

«Queremos que se acabe con la contaminación política y el sentido localista del agua, que la Administración central ponga orden»

A su juicio, muchos de los embalses de España están «cerca de la obsolescencia» y son necesarias las obras: «No demandamos muchas más infraestructuras, aparte del cuidado y la atención de las existentes, que se contemplan en planes de cuenca ya aprobados (…)».

Fenacore pide también al Ejecutivo que la Dirección General del Agua pase a depender de una Secretaría de Estado específica y se transfiera del Ministerio de Transición Ecológica a otro Ministerio, o bien el encargado de la gestión de las infraestructuras, como el de Transportes, Movilidad y Agenda Urbana (Antes Fomento) o el de Agricultura, Pesca y Alimentación (MAPA), que gestiona los regadíos.

«Queremos que se acabe con la contaminación política y el sentido localista del agua, que la Administración central ponga orden y gestione las cuencas hidrográficas persiguiendo el interés general, no el localista (…)» insiste el presidente de Fenacore.

Respecto a la reforma de la Política Agrícola Común (PAC), actualmente en negociación, defiende que se mantengan los fondos y se promueva el uso de la tecnología e incluso de la biotecnología, para producir más con menos agua.

El regadío ocupa el 15 % de las superficie agrícola útil y representa el 60 % de la producción final agraria española; en el mundo abarca el 20 % de la superficie agrícola y el 45 % de la producción global, según Fenacore.