Puede ser casualidad o no, pero cuando el sector olivarero se toma un respiro en sus protestas y se centra más en ver si Bruselas y Competencia de la UE aceptan las propuestas de autorregulación voluntaria, las cotizaciones del aceite de oliva en origen se estancan y frenan las subidas de las últimsa semanas.

Y es que, según fuentes de Oleoestepa, los precios del aceite de oliva se mantuvieron prácticamente sin cambios durante esta última semana en el mercado nacional provocando un cierto freno al buen momento que pareceía que se iba recuperando pero, a la vez, provocando una cierta estabilidad en el mercado.

En aceites de oliva lampantes se cerraron operaciones a 2.050 euros por tonelada, según estas mismas fuentes; en vírgenes a partir de 2.150; y en virgen extra a partir de 2.350 euros por tonelada.

Por su parte, el Sistema de Información de Precios en Origen del Aceite de Oliva de la Fundación del Olivar, (Poolred) no hubo tanto respiro y reflejó ligeros descensos en todas las calidades: los virgen extra se situaron en una media de 2.367 euros por tonelada (frente a 2.382 euros de la semana anterior), los vírgenes en 2.153 euros (frente a 2.176 euros) y los lampantes en 2.012 (frente a 2.068 euros).

Según el Informe semanal de Coyuntura del Ministerio de Agricultura (del 8 al 14 de julio) se produjeron en esos días incrementos generalizados en las cotizaciones semanales de los aceites de oliva (ya que recogen la mejoría en las cotizaciones de la semana anterior) con subidas de 3,78% en el aceite virgen; 3,13% en el virgen extra; 2,97% en el aceite lampante, 1,20% en el oliva refinado; 0,46% en el orujo refinado y 0,43% en el orujo crudo.

Por su parte, el precio del aceite de girasol refinado también incrementó su precio, en la citada semana, un 1,63%.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here