Los precios de los cereales no levantan cabeza y continuaron con su tendencia bajista durante la semana 6 de 2020 (del 3 al 9 de febrero) en los mercados mayoristas, a excepción del registrado para el trigo duro, que se mantuvo, y para la cebada de malta, que subió 35 céntimos la tonelada.

Con estas cotizaciones, el sector cerealista sigue sin salir del bache de precios en el que ha entrado en las útimas semanas y ratifica la opinión de los expertos de que los mercados han tenido la última semana un comportamiento bajista con unos precios que no levantan cabeza, que se ha ido corrigiendo estos últimos días sin tener todavía una tendencia clara.

Los datos difundidos este lunes 10 por la Asociación de Comercio de Cereales y Oleaginosas de España (Accoe) sitúan el precio mayorista de la cebada malta en 192,75 euros/tonelada, un 0,18 % por encima de su valor durante la semana anterior; en contraste, la cebada bajó un 0,44 %, hasta los 184,71 euros/tonelada.

El valor mayorista del trigo duro permaneció estable en 255,83 euros/tonelada en comparación a la semana precedente, mientras que el del trigo blando descendió un 0,28 %, hasta situarse en 207,24 €/t.

El maíz se vendió en el canal mayorista a 186,11 €/t (-0,03 %), después de repuntar un 0,22 % en la semana 5 respecto a la 4 de 2020.

Desde que comenzó 2020 los precios de los cereales han registrado una tendencia alcista, en concreto, del 3,6 % para el trigo blando; del 3,26 % para el maíz; del 1,63 % para la cebada y del 1,45 % para el trigo duro.

Respecto a la situación del mercado de proteínas y coproductos, la evolución también ha sido positiva desde el pasado 1 de enero, sobre todo para la pipa de girasol (345 €/t, +8,7 %); la cascarilla (159 €/t, +6,92 %); la soja (335 €/t, +1,49 %); y la pulpa (190 €/t, +1,05 %). En cuanto a la colza, el informe de Accoe refleja una repetición del precio de la semana 5 (235 €/t).