Los precios de los cereales han experimentado un brusco cambio de tendencia y han bajado en la última semana en los mercados mayoristas, salvo los del trigo duro y la cebada de malta, según ha informado este miércoles 9 la Asociación de Comercio de Cereales y Oleaginosas de España (Accoe). Un cambio de tendencia que se comenzó a notar la semana previa y que, en gran medida, viene marcado porque aunque el mercado está un poco más pesado, principalmente porque el mes de diciembre suele ser un mes en el que se realizan pocas transacciones, lo que conlleva que se produzcan este tipo de cambio brusco de tendencia en las cotizaciones.

Los datos difundidos por Accoe, relativos a la semana 49, reflejan que el precio del maíz se situó en 210 euros por tonelada (-0,45%); el del trigo blando, en 211,38 euros/tonelada (-0,19 %); el de la cebada, en 185,82 euros/tonelada (-0,45 %); y el de la avena, en 187 euros/tonelada (-0,66 %).

Registraron subidas, por el contrario, el precio de la cebada de malta, que alcanzó 199 euros/tonelada (0,16 %), y el del trigo duro, que ascendió hasta 270 euros/tonelada (+0,07%).

Desde enero de 2020, el precio del maíz se ha incrementado el 5,12 %; seguido de los repuntes del 7,07 % del trigo duro; del 5,12 % del trigo blando; y del 2,24 % de la cebada.

Dentro de las proteínas y coproductos vegetales, el precio de la soja se ha elevado un 22,9 % desde principios de año, hasta cotizar a 412 euros por tonelada.

El precio de la cascarilla ha crecido desde entonces un 19,50 %, hasta los 159 €/t; el de la colza, un 25,53 % (235 €/t); el de las pipas de girasol, un 31,88 % (345 €/t); y el de la pulpa, un 13,16 % (190 €/t).