Las organizaciones profesionales agrarias ASAJACOAG y UPA han criticado el abandono del Gobierno a los ganaderos que se enfrentan a los lobos cada día y anuncian protestas. El blindaje del lobo por parte del Ministerio para la Transición Ecológica sacará a las calles a miles de ganaderos españoles. Lejos de ser una «pataleta», los productores se movilizarán para lanzar un «grito de auxilio» para revertir la que consideran como medida perniciosa y sectaria que les causará graves problemas ante lo que consideran el «desprecio» por parte del Gobierno al sector.

Las organizaciones representativas de los ganaderos, ASAJA, COAG y UPA, se han reunido este martes 23 con el secretario de Estado de Medio Ambiente, Hugo Morán, y con el secretario general de Agricultura y Alimentación, Fernando Miranda, que les han invitado a participar en la elaboración de la estrategia de gestión y conservación del lobo, pero a los que las organizaciones han pedido una reflexión profunda sobre la inclusión del lobo en el listado de especies de protección especial, habida cuenta de que según los expertos la situación del lobo ibérico es de expansión, y no de peligro de extinción.

Los ganaderos han acudido a la reunión con ánimo de diálogo y ganas de buscar una solución. “Aquí nadie quiere exterminar al lobo”, han sentenciado. UPA, COAG y ASAJA apuestan por diseñar una estrategia que permita el desarrollo de la ganadería extensiva y el cuidado del medio ambiente y del medio rural. “La actitud y las propuestas del secretario de Estado de Medio Ambiente no van en esa dirección”, han criticado, reiterando lo que ven el «desprecio» por parte del Gobierno a la ganadería.

LAS LÍNEAS ROJAS PARA LOS GANADEROS PASAN POR NO DESTINAR FONDOS DE LA PAC A LAS INDEMNIZACIONES

Los ganaderos rechazan, tal y como volvió a insinuar la ministra Teresa Ribera en el Senado,  que se destinen ayudas de la Política Agraria Común (PAC) a sufragar los daños que los lobos causan al ganado y a los ganaderos. “Por ahí no pasamos. La PAC tiene ya bastantes objetivos, como salvaguardar la producción de alimentos, mantener un nivel de precios asequible para los consumidores o luchar contra el despoblamiento, como para tener que servir ahora para dar de comer al lobo”, han declarado.

La inclusión del lobo en el listado de protección especial supone, en la práctica, dejar de gestionar y controlar al lobo al norte del Duero. Un depredador que causa pérdidas constatadas de más de 6 millones de euros al año a los ganaderos en España y devora más de 10.500 cabezas de ganado, fundamentalmente en Asturias, Galicia, Cantabria, Castilla y León y Madrid.

Se calcula que en España hay unos 3.000 lobos, muy por encima de países como Francia, Alemania, Suiza, Noruega o Suecia. Unas cifras que en todo caso son estimaciones, pues el censo está pendiente de actualizar desde 2014. A pesar de ello, el Gobierno pretende incrementar aún más esa cifra, lo que puede incrementar la presión sobre los ganaderos “de forma insoportable”.

Las organizaciones profesionales agrarias aseguran que la situación de la ganadería es muy complicada, y lo que menos necesita España es agravar un problema como el del lobo. “Somos nosotros los que nos enfrentamos a él y le damos de comer cada día. Debemos ser escuchados, respetados y tenidos en cuenta”, han explicado para lamentar el «desprecio» por parte del Gobierno a sus planteamientos.

COAG, ASAJA y UPA anunciarán en los próximos días el calendario de movilizaciones, así como los lugares en los que se producirán. Protestas que serán cívicas y pacíficas, pero contundentes, “pues es el futuro de la ganadería en España lo que está en juego y no nos quedaremos callados”.