Cuanto más se acerca el momento en el que Gobierno y CCAA se deban sentar para cerrar el desarrollo de la PAC, el Plan Estratégico y la aplicación de los ecoesquemas más clara están las posturas de las distintas regiones en contra de las propuestas el Ministerio.  El Gobierno regional de Murcia ha defendido ante el Ministerio de Agricultura, Pesca y Alimentación que el sector agrario de la comunidad murciana debe ver compensada en el nuevo ciclo de la Política Agraria Común (PAC), que abarcará entre 2023 y 2027, su aportación para frenar la desertización.

Tras la celebración de una reunión previa con el sector, la Comunidad ha trasladado al ministerio la posición común con las principales organizaciones.

En este sentido, el director general de la Política Agraria Común, Juan Pedro Vera, ha considerado una «amenaza» para el futuro de la agricultura y la ganadería de la Región de Murcia las propuestas el Ministerio y la posición que mantiene el MAPA.

En su opinión, el ecoesquema que sustituye al actual Pago Verde no sólo tienen que hacer un mayor esfuerzo para obtener menos ayudas compensatorias por la realización de prácticas medioambientales, sino que resultará un planteamiento «aún más injusto» en la comunidad murciana por recibir importes inferiores dada la baja pluviometría y las características de aridez y desertización, que provocan una baja producción.

Vera ha recordado que el ecoesquema se traduce en siete prácticas medioambientales voluntarias, entre las que tendrán que realizar, al menos, una de ellas los agricultores y ganaderos de la Región de Murcia para percibir un importe que dependerá del ecoesquema desarrollado.

Por ello, el director general ha apuntado que el dinero recibido disminuirá a partir de una superficie determinada y dependerá de la superficie sobre la que se aplique, donde la Región de Murcia tendrá unos importes más bajos por tener todas sus comarcas una pluviometría media en los últimos diez años menor a 650 milímetros.

El director general señaló “la Consejería seguirá defendiendo una PAC justa para los agricultores y ganaderos de la Región de Murcia, personas que arriesgaron su salud en tiempos de pandemia para garantizar el suministro de alimentos a gran parte de Europa y fuera de ella y que con su trabajo evitan el despoblamiento rural, la erosión del suelo y la desertización”.