La Federación de Autónomos del Comercio de Andalucía (FACOAN), se suma a la concentración que han convocado COAG y UPA, dos grandes organizaciones agrarias que apoyan al sector del olivar. La movilización con el lema ‘Precios justos para un aceite de calidad’ tendrá lugar el próximo 9 de julio en Sevilla, a partir de las 10:30 horas en la Avenida de La Palmera, y a ella acudirán las autónomas y los autónomos del comercio de Andalucía.

Según Ángel Santos, director de FACOAN, “la labor de las autónomas y de los autónomos en el sector del olivar resulta fundamental para su desarrollo, por lo que, si se alteran los precios, una gran parte de comercios y negocios podrían ir a la ruina”.

Este frágil equilibrio, en opinión de Santos, “no puede modificarse en beneficio de los grandes operadores, porque conllevaría efectos muy negativos para el mundo rural andaluz y para los autónomos de estas zonas, que son los que mantienen vivas las economías locales”.
Desde FACOAN, se apoya la concentración en beneficio de los más débiles y para exigir medidas que amparen al sector de una forma real y definitiva.

Andalucía cuenta con 1,5 millones de hectáreas de olivar repartidas por más de 300 municipios y ocupando a 200.000 olivareros profesionales, que generan cada año unos 18,7 millones de jornales, de los cuales el 44% corresponde a la provincia de Jaén. Es un sector cuyo valor de producción alcanza los 2.800 millones de euros, en torno al 30% de la producción total agraria andaluza, que está especialmente vinculado a las entidades de economía social, que tienen un gran arraigo en el territorio, contribuyen a un mejor reparto de la riqueza, a la creación de empleo y al mantenimiento de población en el entorno rural de nuestra tierra.

Gran parte de este sector está compuesto por autónomos y autónomas andaluces, que con su trabajo y sus negocios fijan la población al territorio, favoreciendo el crecimiento económico y evitando el despoblamiento que sufre el medio rural andaluz.

En esta campaña, se están registrando precios en origen por debajo de los costes de producción, una práctica abusiva (de precios predatorios o dumping) que repercute negativamente en uno de los principales tejidos productivos de nuestra región.

Esta situación provoca que los productores que operan en el mercado del aceite no puedan competir con el precio y calidad y, a medio o largo plazo, quiebren y desaparezcan, mientras que los grandes operadores ganan cuota eliminando competencia y promoviendo tendencias monopolísticas en el mercado.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here