La Comunidad de Labradores y Ganaderos de Almendralejo (CLGA) estima que los intermediarios, puestos e industrias pagaron por la aceituna de verdeo un 20% menos de los costes de producción, tomando como referencia los precios correspondientes a 2020.

La CLGA se ha visto en la obligación de hacer esta estimación de los costes de producción de la aceituna de verdeo en Tierra de Barros, después de la reiterada negativa del Gobierno de Extremadura a hacer públicos estos datos de manera oficial.

Para llevar a cabo este análisis ha tomado un modelo de una fanega de olivar tradicional de secano con 40 pies de olivo, y sobre esa base ha aplicado los costes que suponen todos los conceptos a tener en cuenta, y que van desde la mano de obra para las tareas de laboreo, poda y fertilización hasta la recolección, pasando por los costes de productos fitosanitarios, mantenimiento de maquinaria y gasóleo.

Así, en el estudio realizado que se puede constatar en la tabla que aparece a continuación, el coste de producción y recolección de esa fanega asciende a 1.077 €. Con una producción estimada de 1.500 kilosde aceituna pagadas a 0,60 , el importe cobrado sería de 900 €, por lo que el balance sale con unas pérdidas de 177 € sobre los costes.

Si la venta a pérdidas es sangrante, más aún lo son las pérdidas soportadas por los agricultores extremeños en comparación con sus homólogos de Andalucía, donde el precio medio estimado de la aceituna de verdeo ha estado en los 0,85 €, lo que supone que aquí han cobrado un 40% menos.

Esta situación fue la desencadenante de la denuncia presentada en su día por APAG Extremadura Asaja ante a Agencia de Información y Control Alimentario (AICA), de la que la CLGA espera una pronta respuesta con el fin de saber cómo se podrá resarcir a los agricultores víctimas del fraude sufrido, y de protestas de otras organizaciones agrarias.