La mayoría de los agricultores de las Comarcas del Norte de la Región han secundado el paro en la recolección, transporte y recogida de aceitunas de verdeo que la Unión Extremadura había convocado en el día de hoy para protestar por los precios ruinosos que los industriales están pagando a los productores.

El éxito ha sido tal que, de hecho, los piquetes informativos apenas han tenido trabajo gracias a la concienciación de los agricultores, que han parado por voluntad propia, así como como todas las cooperativas y puestos de recogida de aceituna que han cerrado en su totalidad conscientes de la realidad que se está viviendo en el sector.

La misma aceituna que en Sevilla se está pagando 0,90 €/kg, en estas comarcas se están abonando al ridículo precio de 0,40 €/kg. Por eso, desde la organización afirman que este precio «es ridículo, ya que solo la recolección de esta aceituna, que tiene que ser manual para no dañar con los vibradores la piel del producto, nos cuesta alrededor de los 0,28 €/kg».

Esta situación está provocada por el incumplimiento de la Ley de libre competencia y de la Ley de mejora de la cadena alimentaria, que no permiten que los industriales se pongan de acuerdo para bajar los precios y que además ni se firmen contratos ni se respete un precio que al menos cubra los costes de producción.

Por este motivo exigen al Presidente de la Junta de Extremadura que, en base a las competencias que tienen transferidas en materia de comercio y de agricultura, de manera inmediata ordene la personación de inspectores de la Junta para que se cumplan ambas normativas.

Desde Unión Extremadura entienden que la campaña de verdeo está terminando y que estos actos se deberían haber celebrado antes, «pero es cierto que estamos a punto de empezar la recolección de aceitunas para elaborar aceite y no vamos a permitir que suceda lo mismo».